El médico Aníbal Lotocki fue sentenciado luego de las denuncias de modelos como Silvina Luna, Pamela Sosa y Stefi Xipolitakis, entre otras víctimas. El fallo puede ser apelado, por lo que no quedará detenido.

El médico Aníbal Lotocki fue condenado este miércoles a cuatro años de prisión según determinó el fallo dado a conocer por el Tribunal Oral en lo Criminal y Correccional Nº28 en el juicio que se le seguía por haber ejercido como "cirujano plástico" y denunciado por varias famosas por los efectos de las intervenciones estéticas a las que se sometieron con él.

Lotocki, de 52 años, había sido acusado de ocasionarle lesiones graves a al menos cuatro mujeres; las damnificadas y querellantes en la causa son Silvina Luna, Pamela Sosa (expareja del médico), Stefanía Xipolitakis y Gabriela Trenchi. También fue inhabilitado a ejercer la medicina durante cinco años.

A pesar de ser una condena no excarcelable no quedará detenido ya que podrá apelar el fallo, algo que se da por descontado, lo mismo que la inhabilitación que comienza a regir a partir de que el fallo quede firme.

El fiscal Sandro Abraldes, en representación de la Fiscalía N°29 ante los Tribunales Orales en lo Criminal y Correccional, había solicitado en diciembre último una pena que iba desde los siete a los nueve años de prisión y una inhabilitación especial para el ejercicio de la medicina por 10 años e inhabilitación por el mismo tiempo para el ejercicio del comercio en el ámbito de la estética y cosmética.

"Aníbal Lotocki es un médico que ha sido violento con sus pacientes: en el marco de la confianza que estableció con las cuatro víctimas, las usó para sus propósitos personales y les estropeó la salud", dijo durante su alegato el fiscal Abraldes.

Anibal-Lotocki-01.jpg

En su última declaración ante el Tribunal, Lotocki insistió este miércoles con su inocencia y cargó contra los medios, sin disculparse con sus pacientes. "Las cosas que se han dicho sobre mí, sobre mi persona, sobre mi actuar profesional, se me atacó a diestra y siniestra. Publicaciones en redes sociales y en todos los lugares", indicó.

"Nadie quería aclarar nada, se buscaba polemizar, generar algún punto de rating. Por eso me guardé al silencio, no hablé más, por respeto al debate", añadió e insistió con que "fue todo debatido, aclarado y confío en que su señoría dará un veredicto justo".

El caso Lotocki

De acuerdo a la acusación, Lotocki le causó lesiones en el cuerpo y en la salud a Pamela Sosa debido a la intervención médica que le practicó en noviembre de 2008 dentro de la clínica "Full Esthetic".

El médico -que no es cirujano plástico- le colocó un producto de relleno no identificado que contenía microesferas de polimetil metacrilato (PMMA) en lugares del cuerpo en que está prohibido su uso y en cantidades superiores a las sugeridas. Esto le provocó a Sosa cuatro tumoraciones en glúteos y muslos, con un proceso inflamatorio crónico.

pamela-sosa.jpg
La vedette Pamela Sosa, expareja de Lotocki, también sufrió la mala praxis del médico y fue una de las denunciantes.

La vedette Pamela Sosa, expareja de Lotocki, también sufrió la mala praxis del médico y fue una de las denunciantes.

Silvina Luna atravesó una situación similar, la modelo fue intervenida en octubre y noviembre de 2011 en la misma clínica, y donde también se le colocó microesferas de polimetil metacrilato (PMMA).

Tal como lo manifestó en los medios en reiteradas ocasiones, eso le provocó a la exGran Hermano alteraciones anatómicas en los glúteos y en los muslos, lo que fue advertido y documentado por otro médico en junio de 2013, y daños renales, por lo cual está en tratamiento médico con corticoides.

Lotocki-SilvinaLuna.jpg
Silvina Luna se atendió con Lotocki y en Full Esthetic y hoy padece las consecuencias.

Silvina Luna se atendió con Lotocki y en Full Esthetic y hoy padece las consecuencias.

Las lesiones sufridas, en tanto, por Stefi Xipolotakis se dieron luego de la intervención médica de marzo de 2014 en donde también se le colocó polimetil metacrilato (PMMA), algo que le genera un dolor crónico y dificultades para dormir.

Con respecto a Gabriela Trenchi, Lotocki había acordado con ella que le colocaría "hilos tensores" en los glúteos y que le extraería grasa de la pelvis, de la rodilla y de la cadera para mezclar con plasma de su sangre e inyectarle eso en la zona de los glúteos.

La mujer declaró que le pagó 30 mil pesos y fue intervenida en agosto de 2015. Sin embargo, y pese al pedido de la víctima, Lotocki le colocó un producto de relleno que contenía microesferas de polimetil metacrilato (PMMA) que le provocó lesiones en el cuerpo y en la salud. Una "normoanatomía del tejido celular y de los glúteos mayores y en los grupos musculares de muslos y de las piernas, caracterizadas por granulomas o farmacomas, como así también por un componente inflamatorio".

Al momento de analizar y solicitar la pena, el fiscal Abraldes evaluó distintos puntos: el abuso y traición de la confianza; haber ventilado cuestiones personales que hacían a la intimidad de las víctimas; el daño que le causó a las pacientes.

Tomó en cuenta que las consecuencias que generó son "irreversibles y progresivas" y que impactan en la vida de todas las denunciantes, que no pudieron continuar con sus trabajos y que incluso tuvieron que consumir sus ahorros en tratamientos médicos.

"No atendía las más mínimas reglas de la práctica profesional: atendía en lugares sin habilitación en los lugares, con productos que no podía usar e incluso quiso hacer responsable a sus pacientes por las consecuencias nocivas de su propio accionar delictivo", agregó.

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: RL-2021-110619619 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

 

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados