En palabras simples, cómo funciona y cuál es la nueva técnica empleada por los especialistas a la hora de mensurar los terremotos.

La noticia de un nuevo terremoto en México sacude al mundo y es común que al momento de registrarse un temblor los medios de comunicación y la sociedad en general se refiere a la magnitud de este de acuerdo a la escala de Richter; sin embargo, esta se dejó de utilizar desde 1986 y ahora se usa la escala de magnitud de momento (Mw).

La escala Richter se creó en los años 30, específicamente en 1935, por los sismólogos estadounidenses Charles Francis Richter y Beno Gutenberg.

Se creó con el fin de medir la energía liberada de los terremotos que sucedían en el sur de California utilizando datos de frecuencia relativamente alta de estaciones de sismógrafos cercanas. Además, fue pensado con el objetivo de que la prensa pudiera informar de manera exacta y fácil la magnitud de un sismo.

De esta manera, nació la escala de magnitud local (ML) que es la “calibración” de Richter para usarlo en cualquier parte del mundo pero con una importante saturación para sismos grandes. Y llegó la magnitud de momento (Mw).

ADEMÁS: México: se registraron más de 1.300 réplicas del terremoto de magnitud 7,7

Con el paso del tiempo, los expertos se dieron cuenta de que este método sólo era válido para ciertos rangos de frecuencia y distancia, así que se desarrollaron otras medidas como la magnitud de onda de cuerpo (Mb) y la magnitud de onda superficial (Ms); sin embargo, estas tenían limitaciones.

Tras el conocimiento de las tres magnitudes anteriores, en 1979 se desarrolló la escala de magnitud de momento (Mw) de la mano del sismólogo estadounidense Thomas C. Hanks y el japonés Hiroo Kanamori.

Esta medida se basa en la energía liberada durante un sismo con relación al tamaño de la falla. De acuerdo al Servicio Geológico de los Estados Unidos (USGS), esta escala proporciona la estimación más confiable del tamaño de un terremoto.

¿Cómo se mide? Se trata de una cantidad física proporcional al deslizamiento en una falla multiplicado por el área de la superficie de la falla que se desliza. Es así como el “momento” se convierte en un número similar al de otras magnitudes por medio de una fórmula.

Además esta estimación es válida en todo el rango de magnitudes, lo cual hacía falta en otras escalas.

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: RL-2021-110619619 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

 

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados