Las fuertes subas en las tarifas de naftas y gasoil dispararon los pedidos de conversión a gas natural comprimido. Un tanque ronda los mil dólares, aunque se puede conseguir por 26 mil pesos.

C on motivo del fuerte aumento registrado en el precio de los combustibles líquidos, la demanda para instalar equipos de GNC en vehículos particulares se disparó en forma “explosiva”, admitieron representantes del sector.

“Hay un repunte sostenido de la demanda de conversión desde hace meses, pero que se ha profundizado en las últimas semanas”, explicó a DIARIO POPULAR Carlos Grisolía, presidente de la Cámara Argentina del GNC, que nuclea a empresas que integran la cadena de valor de industrias y servicios dedicadas al gas.

De acuerdo al directivo, el argumento que hay detrás de este incremento en la conversión a GNC es contundente y casi no hay que explicarlo. “Cuando la diferencia de precio entre naftas y gasoil y el gas natural comprimido supera el 50 % nadie duda”, sostuvo.

Según los números del Ente Regulador del Gas (ENARGAS), en agosto se registraron 15.783 vehículos nuevos con equipos GNC, lo que marca un incremento del 84% en comparación al mismo mes del año pasado. Si se compara con julio de este año -12.622 unidades- el incremento fue del 25 %. En tanto, según la Confederación de Entidades del Comercio de Hidrocarburos (CECHA), la cantidad de conversiones a GNC cayó fuerte en 2016, pero comenzó a repuntar en el segundo semestre de 2017 y se acentuó este año.

LEA MÁS:

Grisolía explicó que en el pasado hubo picos de conversión entre los años 2002 y 2004 con registros máximos de entre 26 y 27 mil instalaciones de equipos a GNC. “Hoy estamos a la mitad de esos números pero con una tendencia creciente”, explicó.

“Hay varios factores que explican esta situación. Hubo cierto cambio de hábitos motivado por los desarrollos tecnológicos que hicieron más económico el consumo de los motores a nafta y gasoil -y también a GNC- que desalentaron el cambio a equipos a gas”, agregó Grisolía.

“Pero hoy vemos que el m3 de GNC está en $11,50 contra $33 en promedio que cuesta un litro de nafta, lo que implica un ahorro muy significativo”, consideró.

Según el presidente de la Cámara Argentina del GNC el precio de un equipo ronda los U$S 1.000 promedio, aunque admitió variaciones de entre 26.000 y 32.000 pesos, según la tecnología de fabricación.

Además de la inversión inicial, hay que cargar otros gastos como la prueba hidráulica, que debe realizarse cada cinco años y cuesta entre $ 1.600 y $ 1.800; la renovación anual de la oblea, que cuesta $ 600; los recambios de bujías (cada 20.000 kilómetros) y de cables, valor que puede oscilar entre los $ 1.200 y $ 3.000.

Según especialistas del rubro, con un tubo de 10 metros cúbicos de gas se pueden recorrer 120 kilómetros, mientras que, el consumo promedio (ciudad y ruta) de un naftero es de 10 kilómetros por un litro.

Si con un vehículo naftero (Volkswagen Gol Trend 5 puertas) recorrer 100 kilómetros tiene un costo de $ 386,84 (con el litro de nafta premium a $ 39,88), hacer la misma distancia con uno a gas ($ 14 el m3) costará $ 120,18, lo que implica un ahorro de $ 266,66 cada 100 km. Anualizado el consumo, implica un ahorro de $ 37.465 que amortiza el equipo.

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: 5346756 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto - Director Comercial: Martín Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados