Desde su adolescencia, Fran Ruiz Barlett sintio una inclinacion especial hacia el arte, y esa sensibilidad la expreso como musico, escritor y actor independiente, pero ademas, desde 2013 es el gestor de una sala teatral que funciona ademas como Escuela de Teatro

En tiempos complicados desde lo económico y social, no es fácil sustentar y mantener el sueño de un proyecto propio, pero quizás las convicciones fuertes pueden ayudar a avanzar contra esos molinos de viento, en especial si el esfuerzo es compartido por quienes están en la misma búsqueda.

Seguramente en esto pensó Francisco Ruiz Barlett (34), Fran para los amigos y para el ámbito artístico, actor y músico, cuando le propuso a un amigo y socio artístico, Matías Puricelli, generar un espacio propio como usina de actividades relacionadas con el teatro y el arte.

Así, desde hace cinco años, El Método Kairos, construído en lo que fue un galpón mecánico en pleno Palermo, funciona como un lugar donde todos los días hay obras de teatro, y también funciona como taller de enseñanza relacionada con ese ámbito.

WALTER-PASA.jpg

Pero el amor de Fran por el arte tiene su raíz poco antes de su adolescencia, cuando a los 14 años escuchó una canción de Charly García, y conmovido por el sonido y el mensaje, se dijo que su búsqueda "era por ahí". Su padre Claudio era médico pediatra y falleció a los 56 años víctima de una enfermedad poco común, y su madre es psicóloga social y aún hoy es una mujer dinámica que apoya y colabora incluso con sus inquietudes.

Nacido en Colegiales, y con un hermano licenciado en Comunicación, Fran, hincha de Racing, señala que "de chico me gustaba mucho jugar al fútbol, tanto que mi viejo me hizo probar en River, su club, pero al mismo tiempo empezó a atraerme la música, y la pelota quedó a un lado".

Francisco comenta que "yo tuve siempre una sensibilidad muy particular y de algún modo empezar a hacer canciones me ayudó mucho, fue hacia los 15 años, mi viejo tenía una guitarra que me regaló y que aún conservo, a él le encantaba Serrat y hasta lo imitaba. Entonces, un amigo del secundario me enseñó los primeros acordes, y así encontré un canal de comunicación".

Terminado el secundario, Fran entró en la Escuela de Música de Buenos Aires (EMBA) a estudiar sonido en vivo y en estudio, y comedia musical. Y cuenta que "casi enseguida me vinculé a Pepe Cibrián, que fue un gran motor de mi encuentro con el teatro. Fui a ver un par de musicales de Pepe, y me encantó, porque era unir la música y el teatro".

WALTER.jpg

Relata que "entré con suerte, porque en la segunda clase, Pepe propuso que quien tuviera material para preparar que lo llevara. Yo junté varias canciones y le presenté una propuesta de obra, y me puso a dirigir a todo el grupo, yo tenía 20 años y me parecía muy raro todo".

Tras una experiencia que duró 5 meses, Francisco emprendió otros rumbos. Allí surgió, a través de un amigo de la primaria, la propuesta de componer y arreglar la música para la obra "Desilusiones", en el Teatro La Comedia.

Mientras tanto, Fran se ganaba la vida como preceptor en dos colegios, y acota que "dos de los alumnos luego fueron actores, y nos hicimos bastante amigos: Juan Grandinetti y Peter Lanzani". También daba clases de guitarra y piano, y a la noche armaba obras y guiones.

Tras varios años vinculado a una productora de espectáculos infantiles, como músico, guionista y actor, Fran comenzó a escribir obras de teatro con Puricelli, como "El Espejo", que les valió nominaciones en varios premios.

Enseguida llegó "Te quiero hasta la Luna", que define como "una obra muy chiquita, que llegó a otros países de América y por la cual gané el premio de revelación masculina en Mar del Plata, la hice con Sofía González Gil, por aquellos años mi novia, que habla de un viaje imaginario de una pareja a la Luna.

Autor de la novela "Siete segundos" inspirada en la enfermedad de su padre, como una catarsis sobre el tema, Fran también escribió "Requiem para un mundo idiota" una obra de teatro, aún no estrenada.

Un espacio donde la gente puede expresarse

En 2016, Fran tuvo su mayor momento de exposición masiva, como uno de los protagonistas de "El otro lado de la cama", una comedia que encabezaban Nicolás Vázquez y Gimena Accardi, y donde también trabajó Sofía González Gil.

Según Francisco, "fueron dos años de trabajo, giras, exposición constante, una gran experiencia, que me enriqueció, y fue la primera vez que actué para tanta gente, pero por otro lado me sentí un poco abrumado, porque además quería hacer otras cosas, y me costaba. Muchos me decían que era una locura bajarse de un éxito, pero sentí la necesidad de hacerlo para tomar otros rumbos".

hdv fran2

Ya por entonces, hacía un par de años que Fran junto a cuatro amigos y socios, Matías Puricelli, Mercedes Otero, Santiago Meiriño y Gastón Segalini, había generado su propio proyecto: El Método Kairós, emplazado en un viejo galpón mecánico en la calle El Salvador, a metros de Scalabrini Ortiz, y bautizado así por esa palabra griega que significa "el momento justo".

"Nosotros queremos- señala- generar un espacio donde pueda venir la gente a expresarse, y a equivocarse también, el arte es un ejercicio de la libertad, de expansión personal, no importa si lo hacés mejor o peor" y remarca que "la cultura cuesta mucho en ese país, y más aún ahora, creo que la enseñanza artística debería tener más relevancia en las escuelas, porque abre la mente y fomenta lo creativo".

En El Método actualmente se pueden ver más de 20 obras por semana en sus dos salas, en distintos horarios. Fran actúa en La Naranja Mecánica, una adaptación de Manuel González Gil, y dirige "Elefante violeta", "El Juego", y "Dramaterapia", armada junto a su madre. También funciona como Escuela de Teatro, se dictan diversos talleres y actualmente cursan más de 90 alumnos".

Teloneros de Babasónicos, Spinetta y Catupecu

La primera experiencia musical de Fran Ruiz Barlett fue el dúo "Despertares", conformado junto a un amigo, el mismo que le había enseñado los acordes de la guitarra. Grabaron un disco en forma independiente, y según dice "era un estilo muy parecido al de Sui Generis o al primer Charly".

Pero fue en 2006 cuando surgió un nuevo proyecto: la banda de rock Roberto Planta. Obviamente, era una alusión al cantante de Zeppelin, pero era un rock más teatral. "Ganamos un concurso, tocamos en The Cavern de La Plaza, y fuimos teloneros de Babasónicos, Spinetta y Catupecu Machu".

La banda duró 7 años, y grabamos dos discos, "Prólogo del cuentista y sus primeros días", e "Iguales/Opuestos", yo hacía muchas de las canciones, y el segundo se relaciona con lo de mi papá, que siempre me respaldó mucho, y no llegó a escucharlo".

Tras participar en algunos episodios de "Tierra de amor y venganza", Fran - cuyo maestro de teatro fue Carlos De Urquiza- volvió a la música, y grabó un disco como solista, "Una casa o dos", en 2017. Y actualmente prepara "A propósito de tus días", donde se acerca más a un sonido acústico, y se reconoce admirador de autores como Jorge Drexler y el mismo Serrat.

ADEMÁS:

Cuando Germán sale a la cancha siempre puede ser un gran día

Gustavo, el actor que les dio vida a los duendes de la murga

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: 58849696 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados