El portero del barrio cerrado donde vive el presidente había asegurado que al mandatario lo visitó el acusado de matar a la concejal Marielle Franco. El oficialismo cuestionó a la cadena TV Globo.

La tormenta política se levantó ayer en Brasil por una supuesta vinculación del presidente Jair Bolsonaro con los asesinos de la concejal Marielle Franco, que fue desmentida por la fiscalía, pero abrió una suerte de guerra entre el oficialismo y la principal cadena privada del país, TV Globo, que dio la noticia como primicia.

La declaración de un testigo -el portero del barrio cerrado donde vive Bolsonaro y uno de los acusados de asesinar a Franco, detenido- que fue la base de la acusación de Globo fue desmentida ayer por la fiscal del caso en Río de Janeiro, lo que le dio hasta el momento una victoria política frente al escándalo al jefe del Estado, de gira en Arabia Saudita.

"El portero dijo que Elcio Queiroz (ex policía acusado de participar del homicidio) fue a la casa 58 pero mintió. Los testigos declaran y nosotros chequeamos. Las pruebas indican que no fue a la casa del presidente", dijo Simone Sibilio, fiscal del grupo que investiga el crimen organizado en Río de Janeiro.

La declaración le da alivio a Bolsonaro, que durante la madrugada transmitió un mensaje en vivo desde Arabia Saudita por Facebook en que, a los gritos y desencajado, llamó "canalla" a Globo y la acusó de quererlo derrocarlo para que le renueven su concesión del espacio radioélétrico, que vence en 2023 pero el gobierno puede suspenderla un año antes.

Tras las noticias de que el portero mintió ante la fiscalía, Bolsonaro publicó en las redes un versículo de la Biblia: "Conocerán la verdad y la verdad los liberará. Juan 8.32".

El caso mantiene en vilo a Brasil: el portero dijo que llamó a la casa 58 del barrio cerrado y que "don Bolsonaro" hizo pasar a Queiroz. Pero Bolsonaro ese día, 14 de marzo de 2018, estaba en el Congreso, donde era diputado.

Miembro del grupo parapolicial "Oficina del Crimen", Queiroz salió del barrio privado con Lessa y esa noche persiguieron y mataron -según la acusación- a la concejal Marielle Franco y a Anderson Silva, su chofer. Ella era dirigente de derechos humanos y desde su banca del Partido Socialismo y Libertad (PSOL) denunciaba las ejecuciones policiales extrajudiciales en las favelas.

Lessa vive a 60 metros de la casa de Bolsonaro y una de sus hijas fue novia de Jair Renan, cuarto hijo varón del presidente.

Las dudas rondaban sobre por qué el portero habría mentido, ya que presentó una anotación de que el mismo llamó a la casa de Bolsonaro, pero el audio no está registrado en la mesa de entradas, en un programa informático del barrio cerrado.

Bolsonaro acusó al gobernador de Rio, Wilston Witzel, un ex aliado, de intentar derrocarlo para ser candidato de la ultraderecha en 2022, quien negó haber filtrado el dato a la TV GLobo.

Bolsonaro contó que el 9 de octubre Wietzel le contó sobre el testimonio del portero.

"Lo que tenemos que investigar es el por qué el testimonio del portero", dijo la fiscal.

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: 58849696 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados