Las imágenes fueron publicadas –y después eliminadas– por el Club de Caza y de Tiro Hunter en la ciudad de Jataí, en el estado brasileño de Goiás.

En medio de una ola de violencia contra las escuelas, esta semana se conocieron una imágenes que provocaron indignación en la sociedad brasileña. Un club de caza impartió un curso de tiro para niños menores de 10 años.

Las imágenes fueron publicadas –y después eliminadas– por el Club de Caza y de Tiro Hunter en la ciudad de Jataí, en el estado brasileño de Goiás. El curso de entrenamiento de tiro infantil generó una ola de indignación sociedad.

https://twitter.com/ThiagoResiste/status/1646211631540584477

Tras conocerse las imágenes, el club terminó suspendiendo la actividad después de una recomendación del Ministerio Público de Goiás, que consideró que este tipo de cursos contradicen el principio de protección integral de los derechos de los niños y adolescentes y su saludable desarrollo.

La Fiscalía explicó que, aunque los pequeños utilizaron armas de presión, la práctica "puede dañar su integridad psicológica, ya que aún no son lo suficiente maduros para tal manejo". El órgano detalló que el tiro deportivo solo se permite a mayores de 14 años o menores de 18, con una autorización judicial y después de cumplir una serie de requisitos previos.

ADEMÁS: Yemen: una estampida dejó más de 80 muertos

El club –que repudió cualquier forma de violencia y odio, especialmente en las escuelas– argumentó que al tratarse de material 'airsoft', lo ocurrido no supone ningún tipo de delito previsto en el Código Penal o en el Estatuto de Desarme.

También apuntó que el curso se realizó de forma "recreativa" y contó con la autorización de los padres. "La intención fue enseñar el manejo del 'airsoft' sobre todo para demostrar que, aunque se trate de un arma de juguete, tiene unas reglas de utilización que deben ser respetadas", señaló en una nota publicada en las redes.

"Enseñar a los niños a usar armas de fuego cuando estamos viviendo una serie de ataques en las escuelas es preocupante, aterrador e irresponsable. Los niños no tienen que ser educados para la guerra y la muerte, sino para la vida y la paz", comentó en las redes Fabricio Rosa, un policía de Carreteras de Goiás.

No es la primera vez que este tipo de prácticas con niños generan polémica en el país, pero ahora el momento no puede ser más delicado. Muchas familias brasileñas viven estos días angustiadas y conmocionadas tras los sucesivos ataques contra escuelas perpetrados por menores o adolescentes. El último ocurrió a principios de este mes, cuando un joven de 25 años asesinó brutalmente con un hacha a cuatro niños, de entre 4 y 7 años, en una guardería.

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: Nº: RL-2021-110619619-APN-DNDA#MJ - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - [email protected]

Edición Nro. 15739

 

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados