DIARIO POPULAR realizó un relevamiento por los distintos comercios de la ciudad de Mar del Plata para encontrar ofertas y poder acomodar de la mejor manera nuestro presupuesto para los días de descanso.

MAR DEL PLATA (Enviado especial).- Planificar las vacaciones en tiempos de crisis suele generar, muchas veces, un dolor de cabeza. Pero si uno no quiere privarse del merecido descanso en familia o con amigos, es fundamental sentarse a afilar el lápiz para sacar cuentas y encontrar las alternativas más económicas que, si uno las busca con esmero, las encuentra.

Lo primero que hay que tener en cuenta es el alojamiento y, este detalle, determinará buena parte del presupuesto que debamos afrontar durante el tiempo que duren nuestras vacaciones: la casa de un amigo o de un pariente es la mejor opción, pero claro, no todos tienen la posibilidad de acceder a este privilegio. Los más jóvenes -los primerizos en salidas lejos de casa sin el núcleo familiar- tienen la chance de elegir un camping y, provistos de una carpa, algo de ropa y alimentos, pueden encontrar una variante bien económica para veranear cerca del mar. De ahí en adelante, las alternativas son dos: ir a un hotel o alquilar una vivienda.

Un elemento que afecta directamente las cifras de las vacaciones en todo sentido, es el destino elegido y, en ese sentido, Mar del Plata es uno de los más accesibles, con precios para la canasta familiar muy menores a los que se encuentran en Capital Federal y, en ocasiones, aún más convenientes que los del Gran Buenos Aires.

Este índice se mantiene en el rubro vivienda: la zona Pinamar, Cariló y Villa Gesell es más cara que Mar del Plata. Ahora bien, si la idea es que el descanso sea completo, muchas familias eligen alojarse en un hotel: no hay que cocinar, ni limpiar, ni hacer las camas. Entonces, habrá que recorrer las alternativas de acuerdo a los servicios de cada hotel que generalmente se miden por ‘estrellas’ pero que también dependen de su ubicación, porque siempre es preferible estar cerca de los lugares de habitual concurrencia durante el día y la noche.

También hay que contemplar el tema del estacionamiento, si es que uno viajó en su propio vehículo. Y es que guardar el auto de noche no sólo es una cuestión de tranquilidad o seguridad; según la zona, es muy difícil encontrar un lugar para dejarlo por lo que, si uno se aloja en el centro o sus alrededores, sí o sí deberá recurrir al servicio de aparque privado que oscila entre los 250 pesos (descubiertos) y los 320 (bajo techo) de estadía diaria.

La noche, en un hotel ‘tres estrellas’ en zona top como la calle Güemes, ronda los 600 pesos por persona (Alvear); si se busca algo más de glamour se puede optar por el tradicional Hotel Provincial (5.100 pesos por persona) y, desde esas alternativas hay variantes más caras y, por supuesto, otras más baratas; claro que éstas últimas son las plazas que primero se agotan en los fines de semana más concurridos, por lo que es necesario tener la cautela de anticipar la reserva.

Casi todos los hoteles ofrecen el desayuno incluido, aunque esa propuesta varía en su consistencia de acuerdo a la categoría del lugar.

Pero alojarse en un hotel, además, contempla la necesidad de comer afuera. Aún cuando el lugar cuente con comedor propio, almorzar o cenar constituirá un gasto extra. Si la idea es ahorrar, tomar un desayuno suculento a media mañana, nos va a permitir saltearnos el almuerzo o al menos disimularlo con el mate del mediodía o una merienda que actúe como tentempié hasta la hora de la cena. Claro que, los días de playa nos solucionan el tema del almuerzo porque una buena ensalada para los que se cuidan o una provisión de fiambre y pan lactal o pebetes nos puede servir para salir del paso. Pero a la noche, indefectiblemente, habrá que recorrer las calles para encontrar las mejores ofertas.

ADEMÁS:

La carne y la verdura, muy accesibles en Mar del Plata

Mar del Plata: el verano mostró su mejor cara en las playas

Para tener una idea, hay que hablar de un promedio de 300 pesos por persona para cenar (lo que lleva el presupuesto de una familia tipo a los 1.200 pesos por noche, con la salvedad de que si los hijos son chicos, ese número se puede reducir un poco). Si uno busca alternativas más económicas, las encuentra: una pizza grande de muzzarella con una pinta de cerveza artesanal, en el centro, cuesta 180 pesos. Si la intención es pasar por los tradicionales restaurantes del puerto, el sistema de tenedor libre (que no incluye bebida) cuesta 400 pesos en locales como El Centellón y Mini Pez.

Y para ir a la playa hay que contemplar la necesidad de sombra. En las playas del centro, el alquiler de carpas trepa hasta los 1.200 pesos. En Punta Mogotes, por el mismo precio, el B-12 (top de los balnearios de la zona) ofrece la carpa por 1.300 pesos, valor que incluye una serie de servicios especiales: tres piscinas (una para niños), spa, hidromasaje, sauna, gimnasio, canchas de tenis y de fútbol y agua caliente para el mate a toda hora.

Ahora bien, en el caso de que elijamos alojarnos en una casa o en un departamento, lo más aconsejado es buscar el lugar con algo de anticipación. Muchas veces, cuando se espera hasta último momento, se corre el riesgo de que el grado de demanda eleve los precios que se pueden tener en una negociación anticipada. Y, en el caso de optar por alquilar vivienda, también hay que tener en cuenta el tema del estacionamiento.

Esta variante de veraneo, que en los últimos tiempos cuenta con la flexibilidad de los propietarios para alquilar por una determinada cantidad de días (antes sólo se aceptaba hacerlo por mes o quincena) le permite a las familias ahorrar mucho dinero en el tema gastronómico. En este caso, uno debe tener en cuenta que, como pasa en casa, vamos a encontrar precios para todos los gustos a la hora de hacer las compras.

En Mar del Plata, como en otras ciudades costeras, están instaladas las cadenas de supermercados más conocidas: Carrefour, entre otras, que tienen las mismas ofertas que en Buenos Aires. Pero además existen mercados locales como Toledo y, en la zona del puerto (Edison y Fortunato de la Plaza) está la Cooperativa Obrera, que les permite a los clientes asociarse y recibir un retorno de las ganancias anuales cada doce meses. Esta casa tiene marcas propias que, como en el resto de los mercados, son más baratas. Aquí se puede encontrar, por estos días, el kilo de yerba Cruz de Malta a 75 pesos y, las gaseosas de la línea Coca por 2,25 litros a 48 pesos, ofertas muy favorables en relación, incluso, a los precios del Gran Buenos Aires.

Pero lo ideal es no quedarse con los precios de un solo establecimiento si no recorrer buscando las ofertas de cada uno. El kilo de queso cremoso “Punta de agua”, en Mogotes, se consigue a 120 pesos. La docena de facturas a 100 pesos o un kilo de pan a 55 pesos. El paquete de fideos a 20 pesos. En la avenida Mario Bravo, una parrilla ofrece, para llevar, un pollo con ensalada, una porción de papas fritas y una gaseosa de 1,5 litros, a 340 pesos.

También, en su recorrido, DIARIO POPULAR encontró una fiambrería por la zona, con ofertas para armar la tarta: 200 gramos de paleta, 200 de queso y las tapas a 90 pesos; o 200 gramos de jamón cocido y 200 de queso a 75 pesos. En definitiva, si uno se toma el tiempo de recorrer negocios y barrios es posible encontrar precios que nos permitirán alimentarnos como si estuviéramos en casa y, en varios casos, bastante más barato.

Un detalle más a la hora de armar el presupuesto y que si bien no es el más importante es el primer gasto de la lista: el viaje. En vehículo particular hay que calcular alrededor de 1.000 pesos de combustible (nafta súper) para cubrir 400 kilómetros, a lo que hay que agregar los dos peajes de la Autovía 2 (90 pesos cada uno) más los que se deban cruzar si se viaja desde Capital por autopista. Si viajan cuatro o cinco pasajeros, el vehículo particular abarata los costos del traslado por sobre el viaje en micro o en tren.

El boleto en tren, Constitución-Mar del Plata cuesta 660 pesos (primera) y 795 (pullman) con un descuento del 50 por ciento para menores (de 3 a 12 años) y del 40% para jubilados. Además, Trenes Argentinos ofrece un 10% de descuento para los que adquieran el pasaje online, mientras que los que utilicen tarjetas de crédito o débito del Banco Provincia tienen otro 30% de descuento.

En cuanto al viaje en micro, los valores dependen del servicio (coche semi-cama, cama ejecutivo y suit) y la empresa. El boleto de ida, Retiro-Mar del Plata oscila entre los 800 y 1300 pesos. La empresa que más beneficios ofrece es Rutamar que permite encontrar en internet todo tipo de descuentos.

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: 58849696 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto - Director Comercial: Martín Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados