Florencia De Caso Mallieri declaró durante más de seis horas y apuntaló "punto por punto" la coartada del único detenido por el femicidio de Anahí Benítez. La joven pidió que declare un guardabarrera.

La novia de Marcos Esteban Bazán, el único detenido por el crimen de Anahí Benítez, ratificó en forma detallada, “punto por punto”, la coartada que presentó el ahora único detenido por el caso, quien asegura ser inocente y en consecuencia, su abogado ya planteó que debe ser excarcelado, tal como ocurrió con el primer sospechoso, el profesor Leonardo Agostino.

Florencia De Caso Mallieri declaró, durante seis horas, ante las fiscales Verónica Pérez y Fabiola Juanatey, en los Tribunales de Lomas de Zamora y de acuerdo a lo indicado por el abogado Lucio de la Rosa, brindó un testimonio “muy detallado y puntilloso”.

Según la joven, el sábado 29 de julio último -cuando Anahí Benítez fue vista con vida por última vez- Bazán estuvo con ella y la llevó en su moto primero a un curso de artesanías y luego a dar clases particulares de inglés. La testigo dijo que ella no conocía a la víctima y que nunca la vio, y admitió que sólo tenía trato con una amiga de la adolescente, a través de su dictado de clases de inglés.

“También dijo que en los días en que la fiscalía supone que la víctima estuvo cautiva en la casa de Bazán, ella estuvo con él y en ese lugar, por lo que resultaba imposible que la chica haya sido retenida allí sin que se diera cuenta”, relató De la Rosa sobre la indagatoria.

LEA MÁS:

Describió las prendas de vestir

Durante su declaración de ayer, De Caso Mallieri afirmó que las prendas femeninas halladas en la vivienda de su novio le pertenecían a ella y si bien no se hizo un reconocimiento de las mismas, realizó una descripción de ellas.

También indicó que las manchas de sangre encontradas por los peritos en la casa podía pertenecer a alguno de los animales que se encuentran en la reserva natural y que su novio suele “curar” cuando se lastiman.

“Realizó un croquis del predio de la reserva y de la casa de Bazán para explicar que son lugares de fácil acceso para cualquiera”, señaló el letrado, quien agregó que la pala secuestrada en la casa del imputado era utilizada por éste para labrar la tierra ya que tenía una huerta en el predio.

La testigo confirmó asimismo que en la reserva merodeaban varios perros que entraban a la casa de su novio y que llevaban objetos y elementos que encontraban por los alrededores y que hubiesen ladrado si hubieran percibido algo sospechoso.

En tanto, la novia del acusado pidió que declare un tal “Gabriel”, que trabaja como guardabarrera del turno noche en la estación Santa Catalina, cercana a la casa de Bazán y que pudo haber visto movimientos extraños.

Motociclista encapuchado

Por último, el defensor sostuvo que la testigo ratificó que su novio realizó el 30 de julio último una denuncia en la comisaría 9ª de Lomas de Zamora, en la que alertó a la Policía de que la noche anterior había visto a un motociclista encapuchado merodear la zona boscosa de la reserva.

Por su parte, el abogado De la Rosa solicitó al juez de Garantías, Sebastián Monelos, que le entregue copias de las filmaciones sobre los rastrillajes caninos realizados en el lugar del hallazgo del cadáver y la casa de Bazán -situada en la misma reserva- para que sean analizados por un perito de parte en busca de presuntas irregularidades.

Más temprano, antes de la testimonial de la novia de Bazán, el letrado había pedido al magistrado que ordene estudios psicológicos y psiquiátricos para su defendido ya que éste parecía estar bajo un cuadro “depresivo”.“Está quebrado, nervioso”, describió el abogado y añadió que Bazán permanece alojado en la sede de la DDI Lanús-Avellaneda