Los delincuentes se llevaron los cuatro motores de los equipos de aire acondicionado frío-calor del establecimiento. Padres, alumnos y vecinos se manifestaron para pedir más presencia policial.

L a comunidad educativa de una escuela especial de la localidad de González Catán denunció que delincuentes robaron los cuatro equipos de calefacción del establecimiento, y solicitan en las redes sociales a los malvivientes que los devuelvan, al tiempo que solicitan mayor presencia policial en la zona.

De acuerdo a la información que trascendió ayer, el último sábado delincuentes se llevaron los cuatro motores de los equipos de aire acondicionado de la Escuela Especial Nº 515.

En consecuencia, padres, alumnos y vecinos se manifestaron para pedir más presencia policial en la zona. “Ha habido otros robos en años anteriores’, aseguraron, en declaraciones al portal de la zona El1.

Todo ocurrió el sábado, cuando delincuentes robaran los cuatro motores del aire acondicionado frío-calor del establecimiento ubicado en la calle Balboa al 3.300, a siete cuadras de Ruta Provincial Nº 21, en González Catán.

Debido a eso, la comunidad educativa de la escuela se congregó para pedir más presencia policial en la zona, al tiempo que solicitaron la devolución de los equipos para no dejar a los chicos sin calefacción.

En diálogo con el programa “El día de mañana”, que se emite por Radio Universidad de La Matanza, Eva, madre de un estudiante que concurre a la institución, expresó que se enteraron del hurto el sábado pasado: “Los docentes nos avisaron. Fue un baldazo de agua fría por la necesidad de los chicos”.

“Estamos a la deriva porque las calefacciones no alcanzan y los chicos sufren más que cualquier otro porque tienen necesidades diferentes”, afirmó Eva, madre de un alumno que concurre a la escuela.

LEA MÁS:

Los cuatro motores fueron robados del sitio a pesar de que los aparatos estaban protegidos por rejas, que fueron arrancadas. “El aire había sido comprado por la escuela. Estamos a la deriva porque las calefacciones no alcanzan y los chicos sufren más que cualquier otro porque tienen necesidades diferentes”, insistió.

En ese sentido, la mujer señaló que el único medio que llega a calefaccionar todo el ambiente era el aire que, ahora, quedó inutilizado, debido a que el establecimiento posee tres salones y concurren unos 150 alumnos al mismo.

Asimismo, se refirió a la situación delictiva en la zona y retrató que el de este colegio no es un caso aislado en el área