"No violé ni maté", dijo el dueño del lavadero en el que trabajaba Sebastián Wagner, después de que éste lo incriminara como cómplice directo del femicidio

Néstor Pavón, el empleador de Sebastián Wagner, el violador y asesino confeso de la joven Micaela García, negó este miércoles ante el fiscal del caso haber participado del crimen cometido el 1 de abril pasado en la ciudad entrerriana de Gualeguay.

No violé ni maté”, dijo el dueño del lavadero en el que trabajaba Wagner, después de que éste lo incriminara como cómplice directo del femicidio. En su declaración ante el fiscal Ignacio Telenta, el hombre de 35 años admitió haber estado con el asesino confeso en la madrugada del crimen, pero aseguró que fue dejado en su domicilio cerca de las 4:30 y que se fue a dormir, mientras que pudo establecerse que a Micaela, Wagner la comenzó a perseguir cerca de las 6:00.

Según indicaron fuentes judiciales citadas por el canal de noticias TN, Pavón admitió que le dio alojamiento durante varios días a su empleado y que finalmente le prestó cinco mil pesos para que viajara al partido de Moreno, en la provincia de Buenos Aires, donde tiene familiares porque es “gaucho” y Wagner no tenía donde dormir porque se había peleado con su pareja. En las últimas horas se conocieron detalles escalofriantes de la declaración de Wagner ante el fiscal, en las que reconoce su autoría y señala la supuesta complicidad de su patrón.

LEA MÁS:

El hombre de 30 años que había cumplido anteriormente una condena por dos violaciones aseguró que él y Pavón habían ingerido gran cantidad de alcohol y drogas, y decidieron salir a “cazar” a una joven con su auto, un Renault 18 Break.

Según esa declaración difundida este miércoles por un matutino porteño, tras reducir a golpes a Micaela, que era estudiante de educación física y campeona de gimnasia, la subieron al auto y se turnaron para violarla, hasta que finalmente la asesinaron.

Si bien por el momento no se recolectaron pruebas físicas de la participación de Pavón en el crimen, ya que no se encontraron rastros genéticos en el cuerpo de la víctima, las sospechas de que la confesión de Wagner se acerca a la verdad se van acrecentando a medida que pasan las horas.

El procurador general del Superior Tribunal de Justicia de Entre Ríos, Jorge Amílcar García, se inclinó en las últimas horas por una complicidad entre Wagner y Pavón. “Está probado que Wagner y Pavón estuvieron juntos esa noche y para nosotros era raro que después de haber estado con Wagner y haberlo ayudado a escaparse, justo en el momento de los hechos Pavón estuviera ausente”, expresó el funcionario en declaraciones a la prensa local.