María José Polveregiani, una docente jubilada, fue ejecutada de un tiro apoyándole una almohada en la cabeza. El asesino dejó abiertas las perillas de los artefactos a gas para provocar una explosión y disimular el crimen.

Los investigadores del crimen de una docente jubilada sospechan que se trató de un femicidio y estarían tras las pistas de un hombre que habría sido pareja de la mujer, luego de establecer que fue ejecutada de un disparo en la cabeza, luego de tapársela con una almohada, ya que la víctima habría sido sorprendida mientras dormía.

Además, quedó determinado que el asesino intentó provocar un siniestro en la vivienda de la localidad de General Pacheco, al dejar abiertas las perillas de artefactos a gas, aunque el olor fue el que despertó la sospechas de que algo malo estaba ocurriendo y los vecinos llamaron a la Policía, permitiendo el hallazgo del cuerpo sin vida de la dueña de casa.

El hecho fue descubierto el último martes, en horas de la noche, cuando personal de la comisaría 2ª de Tigre, tras recibir un alerta al 911, acudió hasta el domicilio de la calle Montevideo al 900, casi Zorzal, de General Pacheco y ante las emanaciones de gas ingresaron por la fuerza. En la cama de la habitación encontraron a María José Polveregiani, de 52 años, tapada como si estuviera descansando y mientras se creía que su fallecimiento respondía a la inhalación de monóxido de carbono, luego se constató que presentaba un impacto de bala en la nuca.

LEA MÁS:

Según trascendió, en la vivienda no había el desorden propio de una situación de un robo, por lo que de inmediato se descartó la hipótesis del asalto y ante los artefactos de gas natural abiertos, como intentando que se produjera una explosión, los investigadores se inclinaron por estar frente a un homicidio y la intención de borrar ciertas evidencias.

La autopsia habría determinado que la muerte de la maestra, ya jubilada, databa de varias horas y se habría producido por la herida provocada por el disparo, ya que el proyectil quedó alojado en el cráneo.

La fusilaron, tapándole la cabeza con su almohada y todo habría ocurrido cerca de la medianoche del lunes o en la madrugada de ese mismo martes”, expresaron los investigadores del caso, que trabajan a las órdenes del fiscal Jorge Strauss, titular de la Unidad Funcional de Instrucción Descentralizada de General Pacheco, dependiente del Departamento Judicial de San Isidro, en el expediente caratulado, en principio, como “homicidio calificado”

Además, los vecinos indicaron que la maestra había dejado de ejercer el año pasado y había sido dirigente de la seccional Tigre del SUTEBA. “Vivía sola, ya que tiempo atrás se había separado de su pareja y ese hombre podría transformarse en el principal sospechoso, ya que con el correr de los días, se carece de mayores pistas para poder dar con el asesino”, se indicó.