En el gobierno esperan que las medidas adoptadas post PASO y ahora esta ley de emergencia alimentaria -que en un principio rechazaban- alivien la tensión social. Las prevenciones sobre el control de la calle

En el gobierno esperan una relativa calma del conflicto social tras la media sanción de la emergencia alimentaria, aunque suponen que la pelea por la calle y la difícil coyuntura devenida de la crisis económica pondrán un límite al eventual "pacto social" que desea implementar Alberto Fernández en caso de triunfar el 27 de octubre.

Es que con tarifas "pisadas" desde marzo pasado por la etapa electoral en ciernes, y las medidas de "alivio" implementadas por el Ejecutivo tras las derrota en las PASO y el posterior salto devaluatorio, quien ocupe desde el 10 de diciembre el sillón de Rivadavia deberá lidiar "con esa inflación contenida" y los problemas de financiación que ya registra el país por la crisis cimentada por el macrismo.

Lo cierto es que, acampe mediante de agrupaciones sociales no alineadas al peronismo frente al edificio de Desarrollo Social, la Cámara de Diputados dio este jueves media sanción a la ley que pedían la oposición y los grupos de desocupados por el aumento inflacionario. En el gobierno primero resistieron la embestida, al asegurar que Desarrollo Social viene reasignando partidas para aumentar raciones de comedores y merenderos, pero luego optaron por acompañar, para bajar la tensión y con la creencia que el mayor costo fiscal lo deberá afrontar la futura administración nacional.

Esta demanda volvió a poner sobre discusión el control de la calle. Este jueves por la tarde hubo reunión de Seguridad nacional en Casa Rosada: hasta allí llegaron, en primer término, Eugenio Burzaco, secretario de Seguridad, y luego la cúpula de la AFI (ex Side), Gustavo Arribas y Silvia Majdalani. Más allá de que este tipo de encuentros suele desarrollarse los jueves, en general suele cruzar avenida Rivadavia desde el edificio de 25 de Mayo solamente "el señor 5". En el Ejecutivo hay preocupación para que no haya desbordes en la calle antes del 27 de octubre y ayer los asistentes se reunieron con el jefe de Gabinete, Marcos Peña.

"Debería calmarse (el conflicto social) ahora que se aprobó la ley, pero esto lo deberían contestar enfrente", contestó un calificado vocero gubernamental consultado al referirse a la oposición y a las agrupaciones sociales.

Antes de abandonar la Casa Rosada, donde iba a acompañar al Presidente en su trayecto hacia Olivos a bordo del helicóptero oficial, otro estrecho colaborador de Macri reconoció que "decidimos acompañar la emergencia alimentaria porque era lo que estaba pidiendo la gente, y bueno, dimos vía libre a los diputados", aunque reconoció que "no sé si servirá para calmar las movilizaciones en las calles. Alberto (Fernández) pidió que (los manifestantes) salgan de las calles y no todos aceptaron, así que quizás sea el primer problema con el que tendrá que lidiar si gana la presidencia. Bah, hay que ver si lo dejan ser presidente", chicaneó.

Lo cierto es que un histórico dirigente PRO, realista por el escenario que arrojaron los resultados de las PASO, se preguntó ayer cómo iba a financiarse un eventual mandato de Alberto Fernández luego de la foto del último miércoles en Tucumán, que mostró al candidato presidencial del Frente de Todos rodeado por el titular de UIA, Miguel Acevedo, por un lado, y por Héctor Daer, uno de los secretarios generales de la CGT, como un primer paso para avanzar en un pacto social que permita enderezar el trazado económico y social.

"El sistema productivo y económico no permite fijar esas variables. Y el pacto social ya lo intentamos nosotros, queda en el aire; sin una firma y un compromiso no sirve. Sólo crea expectativas", confió al ser consultado por POPULAR.

Los desafíos de un eventual gobierno de Frente de Todos serán recomponer salarios con una "devaluación del 30% post PASO, mantener la eliminación del IVA a los alimentos. Seguro van a aumentar las retenciones, pero si quieren darle a la emisión, va a subir la inflación como ya ocurrió", consignó la calificada fuente consultada.

En este contexto, agrupaciones como Barrios de Pie y el Polo Obrero ya rechazaron la propuesta de "dejar la calle" que elevó Alberto Fernández en pos de la paz social. En el gobierno sostienen que, cualquiera sea el resultado del 27 de octubre, la tensión económica continuará en diciembre y no observan una chance de ampliar el gasto para recomponer salarios y jubilaciones. "Van a tener que seguir ajustando. Habrá que ver cómo contienen los reclamos", concluyó la fuente del PRO consultada.

ADEMÁS:

La inflación subió 4% en agosto y 54,5% en los últimos 12 meses

Cuáles fueron los rubros que más subieron en la inflación de agosto

La justicia federal pidió un nuevo informe de salud a Florencia Kirchner

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: 58849696 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados