Roberto Feletti debutó con una negociación muy dura. No logró un acuerdo para bajar los precios y tuvo que hacerlo por decreto. ¿un nuevo "Moreno"?

Roberto Feletti debutó en su cargo de secretario de Comercio Interior con una negociación que se dio en términos muy duros. No pudo lograr un acuerdo con los empresarios para bajar los precios y tuvo que hacerlo por decreto.

Eso le valió que muchos lo compararan con el polémico y altisonante ex secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno. “Es un Moreno con mejores modales”, se escuchó decir a varios empresarios.

A Feletti esto no le preocupa. Lo que le quita el sueño es garantizar que los precios de los 1.432 productos que se incluyeron en el listado oficial se retrotraigan al 1 de octubre y se mantengan así hasta el 7 de enero próximo. Sabe que esto es crucial para tratar de contener la inflación, que ya está por encima del 50% anual. Sabe también, que muchos empresarios ya están buscando atajos para eludir el congelamiento de precios que impuso el Gobierno. Y en su entorno aseguran que está listo para dar batalla, aunque eso incluya hacer cumplir la Ley de Desabastecimiento.

Sin embargo, el plan del Gobierno para tratar de contener los precios, no involucra sólo al secretario de Comercio. La flamante vocera presidencial, Gabriela Cerrutti, hizo declaraciones apoyando la estrategia en la que Feletti es punta de lanza.

“El Gobierno va a controlar el cumplimiento de la lista de precios máximos que se ha publicado este miércoles, tanto en la ciudad de Buenos Aires como en las provincias, con todas las herramientas que tiene el Estado a su alcance”, dijo la ex periodista en un contacto que mantuvo con la prensa en Casa de Gobierno. Y aseguró que “no va a haber desabastecimiento” de productos en los negocios.

De esta manera, Cerruti salió al cruce de las advertencias que lanzaron algunos empresarios, entre otros, el presidente de la Cámara Argentina de Comercio y Servicios (CAC), Mario Grinman, quien había señalado que los precios congelados producen pérdidas para los productores van a dejar de fabricar y eso provocará faltantes en los comercios.

“Ayer (por el martes) se llegó a un acuerdo con una gran cantidad de empresas. Y aunque sólo algunas no entraron en ese acuerdo, se va a seguir conversando porque ese es el espíritu de este gobierno”, dijo la portavoz presidencial. Y remató: ”Había que darle un corte al tema precios, en algún momento había que sacar la resolución porque la disparada de los precios no tiene ninguna explicación ni justificativo, ni macroeconómico ni político. Los precios estaban descontrolados, y hay que controlarlos”.

Acerca de los efectos de la medida, Cerruti manifestó que “no creemos que pueda haber desabastecimiento porque estamos hablando de una cantidad específica de productos y no de toda la góndola”. Y aseguró que desde el Gobierno se trata de “llevar serenidad a la población” frente a esta situación.

También el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, se puso a trabajar para ayudar junto con los intendentes bonaerenses a controlar que los precios máximos establecidos por el Gobierno se respeten en los comercios de toda la provincia.

“Desde la provincia respaldamos y vamos a acompañar las medidas que está implementando el Gobierno para cuidar el bolsillo de la gente”, dijo Kicillof al término de la reunión que mantuvo el miércoles por la tarde en la Casa de Gobierno de La Plata con Feletti, funcionarios provinciales del área y un grupo de intendentes.

Y precisó: “Nuestra propuesta es trabajar junto a los municipios en materia de controles, ya que estamos observando un crecimiento muy acelerado de los precios que lleva a que, si bien las y los argentinos están mejorando sus ingresos, terminan consumiendo lo mismo”.

Ese parece ser el plan del Gobierno: apoyarse en los intendentes y en los gobernadores para controlar que se cumplan los precios de los 1.432 productos congelados que se publicaron este miércoles en el Boletín Oficial. Así esperan contrarrestar la resistencia y las duras críticas recibidas por los empresarios.

La primera en rechazar el congelamiento de precios fue la Copal, que agrupa a las empresas de alimentos. Y enseguida la Asociación Empresaria Argentina (AEA), la poderosa entidad presidida por Jaime Campos, que tiene entre sus miembros a los dueños y CEO de las principales empresas de la Argentina.

"La reciente resolución de la Secretaría de Comercio Interior respecto de la fijación de precios máximos es una medida muy negativa para el funcionamiento habitual de las empresas establecidas en nuestro país", dijo AEA en un comunicado. “La experiencia de Argentina y mundial es muy elocuente en cuanto a que los congelamientos de precios no resuelven el problema de la inflación", agregó.

Mientras tanto, Feletti espera poder acordar con quienes no pudo ponerse de acuerdo en la tarde del martes, una tarde agitada en la que abundaron las reuniones pero no los consensos. De allí surgió una lista que el Gobierno elaboró de manera unilateral y cuyos precios deberán volver a ser los que eran el 1 de octubre pasado. Y quedarse así hasta el 7 de enero próximo.

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: RL-2021-110619619 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

 

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados