De acuerdo con los expertos, es posible que los índices que presentó hoy el Indec se mantengan con alzas similares en los próximos meses como consecuencia de la corrida cambiaria de agosto. Además, en diálogo con POPULAR, aseguran que en materia económica no hay razones para creer que pueda haber otra depreciación de la moneda tras las elecciones de octubre

Los índices que arrojó esta tarde el Indec estuvieron dentro de lo que estimaban las consultoras económicas, pero eso no quiere decir que sean cifras deseables. La inflación que se acumuló en septiembre no es solo consecuencia de la devaluación que aconteció tras las PASO; el fenómeno también se debe a lo que los especialistas denominan pass through. Es decir que no solo subieron (y subirán) aquellos bienes y servicios en los que repercute el dólar sino también aquellos en los que no. Y no es algo propio de la incertidumbre que atraviesa el país en múltiples aspectos; la divisa norteamericana siempre oficia como formador de precios en Argentina.

Más allá de lo previsible de los números oficiales realmente sorprenden algunas subas como Prendas de Vestir y Calzado con el 9,5%, Salud con el 8,3%, Bienes y Servicios Varios con el 8,2%, y Recreación y Cultura con el 7,6%.

“Indumentaria es un sector bastante golpeado que está atravesando una recesión particular, más allá de la general, y sin embargo se ve un fuerte aumento de precios. Esto muestra un marco estanflacionario, lo cual es bastante negativo”, señala el economista Andrés Azicri.

Estas altas subas que superaron los números que se estimaban, no solo se explican simplemente por la pérdida de valor que tuvo la moneda nacional. Azicri asegura que se trata de una cuestión mucho más profunda: “La devaluación no justifica semejante subida de precios en el marco de una economía bastante cerrada, pero sin embargo ésta es una economía que usa el tipo de cambio como una especie de formación de expectativa. Que indumentaria, servicios y salud suban así, tiene que ver con la función del tipo como formador de expectativa”.

Y agrega: “Si se tiene en cuenta que hubo una devaluación de 35%, o más si tomás el dólar liq, es normal que tengas un pass through a precios que en los siguientes seis meses acumulen un 30% o 40% de lo que es la devaluación. Pero es un fenómeno que está en baja. En las últimas devaluaciones fue bajando el porcentaje que se baja a precios, quiere decir que el tipo de cambio real está mejorando, quiere decir que los precios a dólares que salen de Argentina se están volviendo más competitivos”.

De cara a los próximos meses, las consultoras concuerdan que el ritmo en el que suben los precios no se detendrá en el corto plazo. “En octubre vas a seguir viendo la inflación. Cuando sucede una devaluación, los siguientes tres, cuatro meses, el efecto derrame sobre el nivel de precios que por lo general alcanza el 30% o 40% de la devaluación. O sea si tuviste una devaluación del 40%, vas a tener una inflación no menor al 15% en los próximos meses”, asume Azicri.

¿Es posible una nueva corrida tras las elecciones?

Una de las cuestiones que más inquieta a los argentinos es si existe la posibilidad de otra corrida cambiaria tras las elecciones del 27 de octubre y, en caso de que eso suceda, otra devaluación pronunciada. En este sentido, Azicri asegura que el tipo de cambio real multilateral está bastante alto –“es que determina tu ‘cuenta corriente’”- y no está subvaluado; es decir que desde las cuestiones estrictamente económicas no hay razones para imaginar algo similar a lo acontecido el 12 de agosto de 2019.

Sin embargo, la economía no es la única variable. “Depende de otros factores que no son estrictamente económicos: la incertidumbre, la deuda, y otro tipo de decisiones. Dentro de este año, con este tipo de cambio, la balanza comercial es superavitaria. Creo que Argentina con este tipo de cambio es positiva, pero sí puede haber un ajuste cambiario si sigue habiendo un aumento de la inflación e incertidumbre política”.

Las medidas para mantener el consumo

Inmediatamente, tras la derrota en las primarias y la reacción de los mercados, Mauricio Macri anunció medidas de emergencia que intentaron aliviar el día a día de los argentinos. Para Azicri ese paquete apenas sirvió para que las cifras no sean aún peores: “Ayudaron a que no sea mayor la suba de precios, pero la quita de IVA, y el bono no impidieron que tuviéramos estos guarismos. Fueron para compensar un poco la caída del poder adquisitivo del salario. La mecánica de las paritarias es más lenta que la aceleración de la suba de precios y en el ínterin tenés que hacer algo. Sino el consumo no va a parar de bajar”.

A días de las elecciones, la inflación de septiembre llegó al 5,9%, y la suba de precios se consolida en 53,6% en términos interanuales y alcanza un alza de 267,5% en 46 meses de gobierno. Números que reflejan los fracasos de las políticas del Gobierno para intentar combatir la inflación.

ADEMÁS:

Cuál fue la inflación en cada región de la Argentina

La inflación de septiembre fue del 5,9% y es la más alta de 2019

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: 58849696 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados