Durante su exposición, prestada el miércoles por la tarde, Terra negó haber espiado a Diego Santilli y dijo que solo iba a la AFI a cobrar el sueldo. Además, dijo que no veía a Arribas desde mediados de 2019

El entorno de las víctimas del presunto espionaje ilegal cometido por la administración de Mauricio Macri no se sorprendieron por el contenido de la declaración indagatoria de Martín Terra, ex-marido de la modelo, empresaria y actual esposa de Diego Santilli, y uno de los 22 imputados en la causa de Espionaje ilegal que investiga la Justicia Federal de Lomas de Zamora. Tras haber estado prófugo por casi dos semanas, Terra, conocido como el cocinero agente, se presentó el miércoles por la tarde en el juzgado federal de Lomas de Zamora, a cargo de Juan Pablo Auge, para prestar declaración indagatoria. Frente al fiscal Sergio Eyherabide, el espía (formado en Gastronomía, industria de la construcción y compra-venta de jugadores de fútbol) aseguró que nunca participó de seguimientos a políticos y que jamás dio información a la Agencia Federal de Investigaciones (AFI) sobre el vicejefe de Gobierno porteño, Diego Santilli (actual esposo de su ex mujer) una de las principales víctimas del espionaje ilegal presuntamente realizado por orden de Mauricio Macri.

"No esperábamos otra cosa de Martín (Terra): negó todo", dijeron lacónicamente allegados a las víctimas y al propio ex agente.

Inhábil declarante frente a grave acusación

Este jueves, Diario Popular informó que Martín Terra era considerado un "inhábil declarante", por su falta de capacidad para contestar preguntas complejas como las derivadas de investigaciones en las que está involucrado: delitos graves contra las libertades individuales. Además, para sumar una complejidad adicional a la situación de Terra, su reconocida condición de agente de la AFI, lo obliga a mantener silencio sobre ciertas actividades, circunstancias y nombres vinculados con su breve paso (2017-20019) por el servicio de inteligencia vernáculo, porque podría incluir el delito de violación de "Secreto de Estado".

Frente la complejidad de las acusaciones que enfrenta, Terra optó por negar todo o casi todo. "Debe esperarse las conclusiones que el juez haga de sus dichos y los de los otros imputados", dijeron voceros judiciales.

Le pagaban por tomar mate

Según las fuentes consultadas, con el afán de tomar distancia de las acusaciones que pesan sobre él, en su declaración indagatoria, Terra sostuvo que si bien conocía al grupo de agentes (denominado Mario Bros), junto con los que está acusado de espionaje ilegal), aseguró que solo se reunía con ellos para almorzar o tomar mate, que no tenía nada que hacer y que lo único que hacía era concurrir a la AFI a cobrar el sueldo.

También narró que fue contratado por la AFI gracias el director de la Agencia, su amigo Gustavo Arribas, quien le dio el trabajo en 2017 para ayudarlo a salir de sus problemas económicos. Pero aclaró que no tenía relación con el jefe de los espías de Macri, desde mediados de 2019.

Tras su declaración, el cocinero agente quedó imputado y a un paso de ser procesado en la causa por espionaje ilegal, en la que hay otras 21 personas entre funcionarios de la administración Macri, agentes, un narcotraficante, y un abogado.

El estado de la causa

Según la acusación judicial, la actividad ilegal de este grupo de imputados se habría iniciado en 2017 para obtener información ilegal sobre "acciones privadas, opinión política, adhesión o pertenencia a organizaciones religiosas, partidarias, sociales, sindicales, comunitarias, cooperativas, asistenciales, culturales o laborales, así como por la actividad lícita que desarrollaran las víctimas en cualquier esfera de acción". Además, la denuncia realizada sostiene que "esta organización se habría dedicado, mediante el uso abusivo y sistematizado de medios investigativos ilegales o bajo un aparente manto de legalidad, a la realización de seguimientos, toma de vistas fotográficas, obtención de video, filmaciones, recopilación de datos y confección de informes personales".

El actual Juan Pablo Auge debe resolver la situación de los 22 procesados por presunto espionaje ilegal en los próximos días. Todos los imputados están excarcelados pero con prohibición de salida del país.

ADEMÁS:

El espía cocinero, la modelo y el funcionario

Le pagaban por tomar mate Según las fuentes consultadas, con el afán de tomar distancia de las acusaciones que pesan sobre él, en su declaración indagatoria, Terra sostuvo que si bien conocía al grupo de agentes (denominado Mario Bros), junto con los que está acusado de espionaje ilegal), aseguró que solo se reunía con ellos para almorzar o tomar mate, que no tenía nada que hacer y que lo único que hacía era concurrir a la AFI a cobrar el sueldo. También narró que fue contratado por la AFI gracias el director de la Agencia, su amigo Gustavo Arribas, quien le dio el trabajo en 2017 para ayudarlo a salir de sus problemas económicos. Pero aclaró que no tenía relación con el jefe de los espías de Macri, desde mediados de 2019. Tras su declaración, el cocinero agente quedó imputado y a un paso de ser procesado en la causa por espionaje ilegal, en la que hay otras 21 personas entre funcionarios de la administración Macri, agentes, un narcotraficante, y un abogado.

El estado de la causa Según la acusación judicial, la actividad ilegal de este grupo de imputados se habría iniciado en 2017 para obtener información ilegal sobre "acciones privadas, opinión política, adhesión o pertenencia a organizaciones religiosas, partidarias, sociales, sindicales, comunitarias, cooperativas, asistenciales, culturales o laborales, así como por la actividad lícita que desarrollaran las víctimas en cualquier esfera de acción".

Además, la denuncia realizada sostiene que "esta organización se habría dedicado, mediante el uso abusivo y sistematizado de medios investigativos ilegales o bajo un aparente manto de legalidad, a la realización de seguimientos, toma de vistas fotográficas, obtención de video, filmaciones, recopilación de datos y confección de informes personales".El actual Juan Pablo Auge debe resolver la situación de los 22 procesados por presunto espionaje ilegal en los próximos días. Todos los imputados están excarcelados pero con prohibición de salida del país.

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: RL-2018-58849696 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados