La gobernadora accedió a un pedido del Presidente de la Nación para "ayudarlo a salir de este momento difícil"

Desde su experiencia en la Ciudad, se sabe que Mauricio Macri es poco propenso a hacer modificaciones ministeriales. El mismo lo admitió ante la prensa, cuando le hicieron esa consulta de rigor, tras la derrota electoral del domingo. Pero era de manual que además del paquete de medidas anunciadas prestamente durante la semana, se dispusieran cambios que dieran a entender que el gobierno atendía el mensaje de las urnas. Fue una de las recomendaciones que se le hicieron al Presidente la noche de catarsis del lunes en Olivos.

De todos modos no es sencillo conseguir ministros de renombre para un gobierno que salvo un milagro electoral tiene solo cuatro meses por delante. Por eso en principio se apeló a la receta conocida: mover fichas dentro del propio esquema vigente. Lo cual no es garantía de representar un cambio de cara que pueda hacer más competitivo a Juntos por el Cambio para las próximas elecciones. Pero es lo que primero que se intentó: poner a Rogelio Frigerio en el lugar de Nicolás Dujovne, propuesta que fue rechazada por el titular de la cartera de Interior quien, dicho sea de paso, fue el primero en ofrecerle al Presidente su renuncia tras la resonante derrota del domingo.

El primer fin de semana de septiembre del año pasado, cuando en el marco de una corrida cambiaria de varios meses el Presidente estuvo a punto de modificar todo su gabinete, fue también Frigerio el primero en ofrecerle su renuncia a Macri. Lo mismo hizo esa vez Dujovne. El Presidente rechazó ambas y los dos salieron fortalecidos de esa recomposición ministerial que al final no tuvo cambios de nombres, sino que consistió apenas en una reducción de carteras.

Los socios radicales, que habían exigido modificaciones esa vez, fueron los primeros en recular. No era la salida de Frigerio la que buscaban, sino que ese funcionario quedara en lugar de Marcos Peña.

Según pudo saber este medio en las semanas previas a las PASO, ya circulaban nombres de cambios en el Gabinete para un segundo mandato de Macri. Se daba por descontada ahí sí la salida de Frigerio, pero para ocupar un cargo en el BID; y en su lugar iría "algún ex gobernador", se decía entonces. Hasta se hablaba de Marcos Peña ya no como jefe de Gabinete, sino como canciller, en un segundo mandato en el que las relaciones exteriores cobrarían una vigencia aun mayor.

Pero en ese marco la salida de Dujovne también era una fija para un segundo mandato, en cuyo caso el Presidente había pensado en Hernán Lacunza, a quien Macri veía con muy buenos ojos. Eso si María Eugenia Vidal no era reelecta, o si en ese caso igual ella estaba dispuesta a cederlo. Por eso no es una sorpresa que se haya echado mano al titular de la cartera económica bonaerense ahora, aunque para eso debió mediar un pedido expreso de Mauricio Macri a la gobernadora, a quien sabe lo mucho que le debe luego de que ella resignara prácticamente su reelección al haber atado su suerte a la del Presidente por no haber desdoblado el comicio.

"Vidal accedió al pedido de Macri ‘para ayudarlo a salir de este momento difícil", según confiaron a DIARIO POPULAR fuentes de gobernación. Es, en cierta forma, un módico reconocimiento al vidalismo, y un traspié del jefe de Gabinete, a sabiendas de que Dujovne siempre contó con el respaldo suyo.

No es el primer ministro que le da Vidal a Macri: ya lo hizo en 2017 con Alejandro Finocchiaro, y para estas elecciones estaba acordado que Cristian Ritondo dejara la cartera de Seguridad para presidir la Cámara de Diputados, si Macri resulta reelecto.

En el momento de su salida, Dujovne optó por un estilo lejano a los portazos. Lo hizo con una carta dirigida afectuosamente al Presidente en tono coloquial -comienza con un ‘querido Mauricio’- y reconoce allí que el mandatario ‘necesita una renovación significativa en el área económica’.

En el mismo sentido Dujovne mandó a sus ahora excompañeros del Gabinete un mensaje por whatsapp en el que les pidió que ‘no aflojen’, reconoce que en su caso ‘se cumplió un ciclo’ y admite que ‘la economía fue el flanco más cuestionado por la oposición en estas elecciones y creo que era muy saludable generar una renovación en mi área’.

En su mensaje dirigido a sus ‘compañeros de ruta’, Dujovne reconoce a su sucesor como ‘un gran profesional y amigo’ y se despide con un ‘los quiero mucho. Fuerza’. La van a necesitar.

ADEMÁS:

La carta de renuncia de Nicolás Dujovne: "Sin duda hemos cometido errores"

El Financial Times vinculó al Papa con la unificación del peronismo

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: 58849696 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados