viernes 9.12.2016 - Actualizado hace
Fútbol
02 | 11 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Amenazado de muerte, Lewin renunció a Temperley

0
Comentarios


Cercado por la barra brava, da un paso al costado el presidente que asumió con el equipo al borde del descenso a la Primera C y llevó al equipo hasta la Primera División. Lo sucederá el director de Nueces para el Amor

 Amenazado de muerte, Lewin renunció a Temperley
Foto:

Parece una historia de esas que narraba Osvaldo Soriano en la que se mezclaban las miserias y las genialidades propias del argentino. Hernán Lewin -cómo en uno de esos cuentos-, pasó de ser un ignoto socio que se arrimó a practicar básquet al Club Atlético Temperley para descargar energías y paliar así un infierno personal, a conducir la institución entera y con un nivel de crecimiento que el resto de los socios creía reservado para otros mundos.

Fue casi azar: luego de defender los colores del club como jugador (de malo para abajo, siempre bromeaba), pasó a administrar esa disciplina, y su buen manejo contrastaba con la administración de Mauro Morrone, presidente que renunció en 2012 tras conocerse los vínculos con la barra para perseguir opositores. La historia real se entrecruza con ribetes literarios y no termina ahí: Con la renuncia de Lewin, en su lugar asumirá Alberto Lecchi, el reconocido director de cine que entre otros éxitos rodó "Nueces para el amor", quien lo acompaña desde que asumió.

Al margen de los equipos de trabajo en los que se apoyó, que el Gasolero esté en Primera está directamente asociado a Lewin en la presidencia. Bueno, la barra brava lo empujó de ese lugar. Acaba de presentar su renuncia indeclinable porque teme por su vida y la de su familia. Ni la AFA, las autoridades locales, provinciales o nacionales brindaron las garantías para que pudiera continuar su mandato sin que su vida corra riesgos.

Es que, se sabe, la catarata de adhesiones en Twitter no frenan la locura y el derecho de admisión sirve durante las cuatro o cinco horas que se desarrolla un partido de fútbol: la vida es un continuado y quien la amenazó, puede elegir otras circunstancias para cumplir su cometido.

La historia de la renuncia comenzó el fin de semana pasado, cuando Temperley recibió a Independiente: el partido fue suspendido por varios minutos porque nuevo "jefe" de la hinchada mandó a varios barras a subirse alambrado como una demostración de poder: antes había pedido dinero, indumentaria y entradas. La oferta no era negociable, el tipo que no es hincha del Celeste, sino de Boca -en los negocios delictivos en los que se mata por colores, vaya paradoja, no importan para sus cabecillas-, le advirtió que una negativa significaba nada menos que la muerte.

Por eso hizo pública la situación y pidió ayuda concreta para resolver el problema y desde hace días en su casa hay un patrullero las 24 horas y la APREVIDE dispuso "la prohibición de concurrencia" al estadio para cinco integrantes de la barrabrava. Hasta ahí llegó la responsabilidad del estado. Y hasta ahí, entonces, la presidencia de Lewin.


El comunicado de Lewin


      Embed

      Embed

Comentarios Facebook