Con el cuerpo técnico anterior parecía una traición ventilar las debilidades del equipo. En cambio, ahora el Chacho es el primero en evitar las excusas absurdas y usa el inflador psicológico en busca de una rápida recuperación.

En el segundo semestre del año pasado, Racing sumó una triple frustración, porque apostó por la Superliga, la Copa Argentina y la Sudamericana, y no dio en la tecla en ninguna competencia. Pero la salida de Diego Cocca, el DT que lo sacó campeón en 2014, no obedeció únicamente a los resultados negativos, pues los cortocircuitos con sus dirigidos fueron caldo de cultivo de reiteradas polémicas, muchas de las cuales se fundamentaron en las declaraciones públicas de los referentes del plantel, quejándose del nivel irregular de la Academia, algo que no encontró eco en el entrenador, quien prefirió conservar la autocrítica puertas adentro del vestuario.

Pero en esta etapa, de la mano de Coudet, la historia es distinta, porque el Chacho es el primero en exponer ante la prensa su análisis sobre virtudes y defectos de su conjunto, y eso parece generar mayor empatía con sus jugadores, que comparten la ambición de probarse el traje de protagonista en la Copa Libertadores y el torneo local.

LEA MÁS:

Es que Coudet plantó bandera de entrada. Porque en el debut oficial ante Unión, no anduvo con vueltas para ponerle los puntos a sus dirigidos: “No hicimos para nada lo que teníamos que hacer. Lo que más me chocó fue que no hubo ese contagio de recuperar rápido la pelota. Hablamos que esto no puede suceder más. Retrocedimos. No hicimos nada de lo que buscamos. No es el equipo que quiero”, y después de ello, Racing ganó seis partidos en fila. Mientras que el año pasado, cuando Lisandro López decía que la Academia jugaba mal, Cocca se enojaba y esa interna derivó en la salida del entrenador.

Y la actitud de Coudet, genera contagio. Por eso, tras el partido con Chacarita, a nadie le tembló el pulso para decir que el empate fue una desilusión. Así, Diego González mencionó: “No podemos volver a cometer esos errores. Nos pasó en los últimos dos partidos. Por ahí bajamos el rendimiento en lo colectivo. Hay que hacer un mea culpa y pensar en Patronato ”, y la estrella actual del equipo, Lautaro Martínez reconoció que “nos vamos tristes, porque jugamos mal”.

LEA MÁS:

Y hasta el propio Coudet admitió que deben barajar y dar de nuevo: “Nos faltó volumen de juego y estar finos en los últimos metros”. La chance de la recuperación, será el domingo, ante Patronato, en el Cilindro.

TRES QUE REGRESAN AL ONCE

Luego del empate en San Martín frente a Chacarita, el plantel tuvo dos días de descanso, porque recién reanudará este martes, desde las 9, la actividad, pensando en Patronato de Paraná, en el que buscará recuperar la senda del éxito, más en Avellaneda, donde Coudet ganó los tres encuentro que dirigió en esta etapa (le metió 4 goles a Huracán, 3 a Lanús, 4 Cruzeiro de Brasil y 2 a Vélez).

Y para el encuentro del fin de semana, aparecen buenas noticias para el cuerpo técnico, porque podrá volver a contar con tres pesos pesados en la formación titular: Lisandro López, Leonardo Sigali y Diego González, mientras que Gonzalo Piovi está obligado a descansar, porque ante Chacarita llegó a las cinco tarjetas amarillas.

Otro aspecto positivo para el Chacho es que Lautaro Martínez viajará a Europa, con la Selección, después de jugar con los entrerrianos.

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: 58849696 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto - Director Comercial: Martín Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados