Luego de haber expuesto una postura muy dura frente al impuesto anunciado para las bebidas azucaradas, Coca-Cola moderó su discurso y a través de un comunicado dijo mantener su “compromiso” con nuestro país.

Tras un duro anuncio en el que analizaba suspender las inversiones previstas en el país, la empresa multinacional fabricante de bebidas Coca-Cola dio marcha atrás y llamó a mantener “un diálogo abierto” con el gobierno nacional, en relación a la reforma tributaria que contempla impuestos para las bebidas sin alcohol con agregado de azúcar.

La firma internacional aseguró que “mantiene su compromiso con la Argentina, su desarrollo y crecimiento futuro”, dejando atrás la firme postura inicial en la que evaluaba frenar inversiones por unos mil millones de dólares y dejar de comprar jugos a productores citrícolas por unos 250 millones de dólares.

“Sobre las reformas, creemos en un diálogo abierto con todos los sectores para la búsqueda de soluciones sostenibles”, indicaron voceros de la compañía.

Además, aseguraron que la empresa “sigue trabajando con fuerte compromiso en el desarrollo de la Argentina, generando 200 mil empleos que van desde el productor agrícola hasta pequeños y medianos comercios en todo el país”.

LEA MÁS:

En el comunicado, precisaron que “desde hace 75 años Coca-Cola crea valor y promueve el desarrollo económico”, tras lo cual destacaron: “Argentina es clave en la operación global de la compañía y eso se refleja en las inversiones anuales en las economías regionales, evaluando constantemente su flujo en pos de la sustentabilidad del negocio en el largo plazo y contemplando a toda la cadena de valor”.

Asimismo, en una misiva enviada al presidente Mauricio Macri, el titular de la firma en América Latina, Alfredo Rivera, expresó: “Como hemos venido conversando con su equipo, las versiones de los últimos días sobre el freno de nuestra inversión en la Argentina no fueron comunicadas por nuestra compañía”.

En el texto, confió que vuelve a “confirmar la confianza en la creación de valor y desarrollo de Argentina”, así como ratificar “el compromiso” con las inversiones anunciadas y realzando las conversaciones con “actores clave de la industria”.

“Nuevamente muchas gracias por su tiempo la semana pasada en Nueva York. Espero que volvamos a encontrarnos pronto”, cerró Rivera en la carta, en alusión al encuentro que mantuvo Macri durante su visita de Estado en ese país.

De esta manera, la multinacional cambió radicalmente su punto de vista, tras salir con los tapones de punta el último viernes, luego de que la administración de Cambiemos tome la decisión de mantener los impuestos para las bebidas, pero otorgando excepciones para bebidas alcohólicas como vino, champagne, espumantes y cerveza. Manteniendo esta reforma, Coca-Cola, junto con el resto de las empresas del sector, pasará a tributar un 17 por ciento.

Aparecen en esta nota: