En un reportaje, Gustavo Cordera dijo que "no me arrepiento de mis errores, del error también se aprende" al referirse a la polémica frase que dijo tiempo atrás. Confió en su recuperación ya que lo calificó como "malentendido"

Fue en agosto de 2016 cuando Gustavo Cordera dejó una frase más que polémica y que le trajo más de un dolor de cabeza, una causa judicial y sobre todo el rechazo de una sociedad que le impidió, en su momento, poder volver a tocar.

"Hay mujeres que necesitan ser violadas para tener sexo", dijo hace tres años en una charla de la escuela de periodismo TEA Arte y ahora, mucho más tranquilo, habló con Luis Novaresio y revivió este proceso de su vida. "Tuve miedo. Ahora estoy en paz", reconoció.

Según relata el periodista, Cordera varias veces contuve las lágrimas cuando se acercó a temas como "el dolor de vivir", sus hijos (dos mujeres y un varón) y el arrepentimiento. "Pido perdón", dijo en un momento, cuando él mismo trajo a la charla su frase polémica. "Pero no me arrepiento de mis errores. En la vida se gana o se aprende. Del error se aprende", explicó.

El tiempo pasó y hoy Cordera no solo se animó a asumir aquel error, sino que además anuncia que su vuelta a los grandes escenarios, el 29 de noviembre en el Teatro Coliseo con un nuevo disco, "Entre las cuerdas". La portada lo muestra con guantes de box, sentado solo en un rincón del cuadrilátero, con sus ojos y su cuerpo magullados. "Así estuve", dice para agregar: "Hoy, me puse de pie".

"¿Pensaste que no te ibas a levantar más después de aquel episodio?", le preguntó el periodista y Cordera respondió: "No, yo sabía que me iba a levantar, porque sabía de mis intenciones, sabía quién era y sabía perfectamente, tenía la conciencia plena de quién soy. Sabía perfectamente que había un malentendido y lo acepté también porque digo, en un proceso de comunicación uno comunica y, si no lo hace bien, la otra persona tiene derecho a interpretar lo que quiera y el proceso de comunicación se rompe. Y es eso lo que sucedió".

Y cuando tuvo que decir si se arrepentía de lo dicho, volvió a dar su particular explicación: "A mí me parece que fue un momento de mucha sensibilidad social y era un tema para mí a tratar en otro ámbito. No por lo que dije, porque eso tiene un sustento hasta científico, muchas cosas que he leído a lo largo de mi vida de psicología ¿no? Sino por haberlo dicho. ¿Por qué? Porque hay cosas que la otra persona no te está pidiendo que le digas. Y entonces esa persona puede sentirse herida. Y más con una diferencia generacional como había en ese momento con pibes de 18 años que estaban interrogando, no estaban preguntando para saber qué pensaba yo, estaba siendo interrogado. Entonces esas personas estaban buscando una respuesta que se acomode a lo que previamente pensaban de mí".

ADEMÁS:

Bonadeo reculó y pidió disculpas a Mariana Nannis y Susana Giménez

Jorge Lanata: "Ahora le pido a la gente que traiga las cosas de contrabando"

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: 58849696 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados