Saltó a la fama a mediados de la década de 1990 tras interpretar en la pantalla chica al temible criminal. POPULAR lo encontró en los Estados Unidos, desde donde ahora produce documentales y edita su propia música

El estreno de la película El Ángel en la que el director Luis Ortega se propuso retratar muy libremente las andanzas del conocido criminal Carlos Robledo Puch ha despertado grandes expectativas.

Pero no es la primera vez que la vida del peligroso criminal es tema de una ficción. En 1995, una de las emisiones del recordado ciclo Sin Condena, el director Rodolfo Ledo rememoró con lujo de detalles (sí, con escena de soplete incluida) el reguero de víctimas que dejó el reo más antiguo del sistema penitenciario argentino.

Dicha emisión presentó formalmente al público a Pablo Patlis, un actor que terminó consagrándose con ese trabajo, y que permaneció por casi una década en la TV local hasta que decidió emigrar a los Estados Unidos. En una entrevista exclusiva con POPULAR, Patlis rememoró cómo fueron sus inicios en la actuación.

“Comencé a estudiar actuación a los 16 años, antes de cursar con Alejandra Boero, en Andamio 90, y de ahí pasé al Centro Cultural Ricardo Rojas. La directora me dijo que le gustaba mi trabajo y así fue como armamos una obra con la que llegamos a actuar invitados en New York”, recuerda sobre La Sombra de la Traición, por la que ganó un premio en el New York Off Bradway Festival.

LEA MÁS:

De vuelta en la Argentina, y con el deseo de trascender el teatro under, Pablo probó suerte en el cine, donde consiguió un papel en la película Años Rebeldes (1994) de Rosalía Polizzi y Caballos Salvajes (1995) de Marcelo Piñeyro; y también en la TV, donde interpretó el papel de Charlie en la recordada tira Mi Cuñado, que protagonizaban Luis Brandoni y Ricardo Darín.

Pero una cosa lleva a la otra, y un contacto le pasó el dato de Canal 9 Libertad de Alejandro Romay. “Me ofrecieron un pequeño papel en la novela Con Alma de Tango. Ahí componía a un personaje que bailaba y que hablaba en español. Y cómo yo había trabajado en el Teatro Colón y era muy bueno haciendo acentos, mi papel pasó de ser una participación de algunos capítulos a quedarse hasta el final de la novela” recuerda el intérprete. Pero no fue esa su consagración en la TV, sino que lo mejor todavía estaba por venir.

Poco después se enteró de que buscaban un actor para interpretar al célebre asesino Carlos Robledo Puch; rol que obtuvo por su claro parecido y por sus buenos antecedentes en la novela antes mencionada.

Trpailer de "Sin Condena: el caso Robledo Puch"

“Para interpretarlo fui hasta los lugares en los que él se movía y hablaba con gente que lo había conocido. Buscaba entender qué lo había llevado a cometer esos crímenes”, le cuenta el actor a POPULAR.

Sin embargo, y por consejo profesional, Pablo evitó encontrarse con el célebre criminal. “Me recomendaron que no fuera a verlo porque iba a ser una experiencia negativa y no iba a poder obtener nada que me sirva”, agrega.

Este destacado trabajo le valió a Pablo un contrato de exclusividad con la emisora de Palermo. “Cuando vieron el especial de Robledo Puch, los directivos del canal quedaron muy contentos. Esto hizo que me ofrecieran un contrato de exclusividad”, recuerda. El contrato llevó a Pablo a participar en algunas de la más destacadas producciones de la era Romay como las telenovelas 90-60-90 Modelos, Ricos y Famosos (con Natalia Oreiro y Diego Ramos), y Señoras y Señores; justo antes de volver a Telefé para participar de uno de los mayores éxitos de ese canal.

LEA MÁS:

Tal fue así que, en septiembre de 2000, la telenovela Muñeca Brava recibió en Israel el premio VIVA2000 a la mejor telenovela latina, encuentro donde estuvo presente Pablo, que se convirtió en uno de esos ídolos que, al igual que la uruguaya, perduraron en la memoria del caluroso público de ese país; que llegó a fundar un fan club que mantiene su fidelidad con el actor.

Trabajos de Pablo Patlis

Pero, en la cúspide de su carrera actoral, Pablo notó que, a pesar del éxito, se sentía vacío. “Llegó un momento en el que no sabía si la gente que se decía amiga mía se acercaba a mí por mis ideas o por mi trabajo. Eso me entristecía mucho porque yo desde chico siempre quise encontrar amigos de verdad. Le pedía a Papá Noel que me traiga amigos, no regalos”, le cuenta a POPULAR, antes de explicar que esta soledad lo llevaba a buscar consuelo en largos viajes que realizaba a sitios muy alejados de la civilización, con la intención de encontrarse con la naturaleza y la paz interior.

Pero, al no obtener mayores gratificaciones, Pablo decidió emigrar a los Estados Unidos, donde encontró otras pasiones. Con la ayuda de un amigo se estableció en el estado de California, donde entró en contacto con la comunidad artística, y participó de algunas producciones como Gang Warz y la película de División Miami (Miami Vice, 2006) protagonizada por Colin Farrell y Jamie Foxx.

Más adelante, el actor dio paso al músico, cuando Pablo encontró la paz en una grupo en el que el yoga y la meditación lograron aplacar sus inquietudes. Al mismo tiempo, Patlis dejó de lado la interpretación para encarar una carrera como productor de documentales y organizador de eventos, dentro y fuera de los Estados Unidos. “En la actualidad estamos desarrollando un programa que se dedique a mostrar las buenas acciones que hacen algunas personas y que quedan inéditas.

Pensamos también en ofrecer difundir buenas obras con el fin de que la gente, aunque sea por aparecer en la TV, haga cosas que valgan la pena”, cuenta, con muchas esperanzas de que el sueño de cambiar el mundo que tiene desde pequeño se haga realidad de una vez por todas; y agrega que su convocatoria incluye a gente de todo el mundo por lo que los interesados pueden contactarlo a través de su perfil de Facebooko su sitio web.

Por lo pronto, Pablo da rienda suelta a su carrera musical, con miras a agasajar a su público, que se encuentra principalmente en Rusia e Israel, países en los que, al igual que ocurrió con Natalia Oreiro, no lo olvidan y donde disfrutan su arte.

Embed

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: En trámite - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto - Director Comercial: Martín Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados