el actor que divierte con Guido Kaczka dice que la gente agradece como nunca que la hagan reír. Lograrlo "es como meterle el gol de Maradona a los ingleses".

Rodrigo Rodríguez, más conocido con el apodo "Vagoneta", tiene ese "don" especial para arrancar la risa del espectador. Se podría decir que es un "payaso" de pura cepa y lo demuestra dos veces por semana en el programa Bienvenidos a Bordo (El Trece) que anima Guido Kaczka. Cuando él aparece la tentación de la risa es un hecho casi automático. No importa el chiste ni su remate, sino en cómo lo expresa.

Ese "don" arrancó tímidamente en Videomatch (Telefe, a mediados de los 90) junto a Marcelo Tinelli, luego en teatro con Miguel Angel Cherutti que se lo lleva por años a su compañía porque "este pibe tiene ángel", a lo que Mirtha Legrand agregó: "Yo lo veo y me hace reír" y advirtió: "Esto no se estudia". Rodrigo simplemente se define en sus treinta años de trayectoria como "un actor simpático".

Hoy su fama crece a pasos agigantados de la mano de Guido. Comenzó con una invitación en marzo y dada su cálida repercusión se quedó en un año diferente que va a recordar la humanidad por la pandemia: "Hoy lo importante es que cualquier payasada te saque de la tristeza en la que estamos sumidos todos".

Rodrigo por demás es un payaso preparado, estudió en el conservatorio de arte y su camino ya estaba predestinado para el humor. Debutó en la televisión en el ciclo de Tinelli de la mano de Larry de Clay: "El era mi profesor y yo su alumno y él mismo se tentaba. Empecé a explorar mi veta de clown para no quedarme sólo con el remate del chiste, sino de cómo utilizaba mis herramientas para contarlo. En cualquiera de sus dispositivos, el chiste es como patear un penal si lo comparamos en términos futbolísticos".

ADEMÁS:

Masterchef: Patricia Sosa, la nueva eliminada

Boy Olmi contó una insólita cita a ciegas con una española

Por si acaso Rodrigo se ataja de algunas críticas de algún sector un poco detractor de su humor: "Yo estudio mucho, puede que alguno que otro piense éste le roba a la gente. Otros dicen íqué capo! Mi único capital es que soy un gran trabajador. Si tengo 20 chistes al hilo no es porque me los sople Dios. Siempre digo lo mismo, yo estudio para el examen (por las presentaciones). Trabajo para que todo salga lindo y para que sea un programa atractivo".

Ahora al lado de Guido no abusa de los tiempos, Rodrigo señala que él se prepara para cada emisión: "Me toma más de un día para mi número aunque no parezca. Elegí ir al programa una o dos veces porque, si no, excede mi físico. Es como rendir 10 parciales en 10 días y, por suerte, la producción me entendió. La risa no es algo mental, vos por ejemplo te tentás con la caída del otro. Bueno algo parecido hacemos con Guido con un humor sano y familiar para salir un poco del encierro".

El cuadro de Rodrigo no es sólo el chiste en sí mismo, sino que le sumó el "baile de la garza remixada", como número estrella. Para Rodrigo el humor en pandemia lo compara con el gol de Maradona a los ingleses: "La gente lo agradece hoy el doble y el agregado del baile, para mí y para el espectador, es como soñar con los pies. Es como sacarse una mochila de la espalda y dejarse llevar. Hay que seguir teniendo fe, sacarse el miedo, tener todos los cuidados porque los verdaderos problemas están en los hospitales. Todo pasa en la vida, lo importante es seguir adelante".

Para Rodrigo el lado positivo de la pandemia "es que nos hace valorar más la vida, la amistad, el compañerismo, la relación con el otro y siento hoy más que nunca que un ciclo con el de Guido es una necesidad, no es una evasión de los problemas. En un punto hay que desconectar a través del humor, el baile, el juego. Yo soy una prueba viviente de lo que es la tristeza (ver recuadro con su confesión de la adicción al alcohol). Los humoristas, somos de alguna manera, estudiosos del alma porque sabemos los mecanismos que se activan para reír. Hoy el mérito no es el chiste, sino salir por un rato de la seriedad en la que estamos".

Cuando se le pregunta por el éxito de Guido en la televisión, Rodrigo no duda en la respuesta: "Él logra trascender la pantalla porque conecta con la gente. Esa química no se explica y yo me doy cuenta enseguida en mi caso porque mi nexo con la realidad es el camarógrafo y cuando me hace la seña del pulgar para arriba quiere decir que vamos por el buen camino, que el trabajo gusta y entretiene a la gente".

Embed

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: RL-2018-58849696 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados