En lo que es su cuarto libro, Isidro Casanova: de lo rural a lo urbano, el periodista e historiador resalta a los personajes más emblemáticos que se dieron cita en la zona y hoy marcan su esencia.

Alejandro Enrique lleva a Isidro Casanova incorporada en la sangre, en la piel. Es medular para él, sentimiento que lo llevó a investigar sobre su ciudad natal, en la que edificó una historia, su historia para luego ir en busca de la otra historia, la de su Patria Chica. Había completado la trilogía, pero fue por un cuarto libro, el que ya está en la calle: Isidro Casanova De lo rural a lo Urbano, que representa su octava obra de historia e investigación. “A los 29 años empecé a investigar sobre mi lugar porque me interesaba y no había nada”, cuenta el historiador y periodista matancero.

En 2008 hice historia de Casanova, el segundo fue en 2010 y el tercero en 2014”, recuerda el autor y agrega: “Había completado la trilogía, pero en la investigación fueron quedando datos y, a la vez, me fui topando con cosas de Casanova. Así es que, por ejemplo, incorporé a los OºGorman, la familia de Camila OºGorman, pero hubo mucha más documentación, que daba para un cuarto libro. Por eso tomé los tres anteriores, corregí cosas, actualicé otros, y por eso son 600 páginas, en las que además hay fotos nuevas. Es que todo ese material que fue encontrado tras las publicaciones anteriores no quería que quedara en la nada”.

ADEMÁS:

La crisis económica golpea a Isidro Casanova

Para Enrique son 22 años investigando, mientras que este nuevo libro le demandó un año y medio de trabajo. “Hay mucho material inédito y representa un cierre de ciclo en cuanto a la historia de Casanova”, afirma.

Enseguida acepta la propuesta de dar un pantallazo de su nuevo libro. “El libro arranca en 1580 con los pueblos originarios que estaban por aquí que eran nómadas y como tal no tenían la idea de la propiedad porque no se asentaban. Después llegan los españoles con las ideas de propiedad y la expulsión del indio hacia el interior de la provincia. Así los Madariaga y varias familias más en San Justo y Ramos, se fueron quedando con tierras”, describe el autor y define: “En estas zonas estaban Los Querandies, más allá los Ranqueles y Tehuelches, pero la mayoría fueron aniquilados para ocupar las tierras que eran dedicadas a la agricultura y ganadería y así fue que se incrementó la apertura de molinos harineros en La Matanza”.

Personajes

Lo cierto es que “la historia no es fácil divulgarla, y es necesario agotar todas las instancias para que el lector tenga todas las herramientas para entender”. “Porque cuesta hacerse a la idea de que, por caso, Rosas pasó por la Ruta 3 cuando iba a su estancia de Virrey del Pino”, dice Enrique, cuyo libro de 600 páginas y de editorial Che Ediciones, tiene un capítulo dedicado a las familias asentadas en lo que hoy es Isidro Casanova.

“Me asombró la llegada de los colones alemanes, que vinieron a radicarse a La Matanza. Se quedaron y hoy sus descendientes están. Nunca hubiera imaginado que en Casanova hubiese colonos alemanes, puesto que estamos hablando de 150 años atrás y se afincaban en un lugar inhóspito”, admite

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: 58849696 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados