Cuatro de esos casos se produjeron en la “zona roja” del Camino de Cintura, en La Matanza. Los atribuyen a una mafia de trata y drogas. Dos de las víctimas eran testigos clave en una causa por explotación sexual.

Se llamaba Laly Heredia Escobar, tenía 36 años y murió por las heridas que le causó un balazo calibre 9 milímetros. Su cadáver fue hallado en La Matanza el pasado 3 de febrero.

Es la última de las cuatro transexuales asesinadas en la “zona roja” de Camino de Cintura. Los macabros hechos tienen en común la sombra de la mafia de la trata y narco que maneja la zona.

Y también el silencio desde las instituciones. Pero no son hechos aislados, porque en estas primeras seis semanas del año, ya son 20 los crímenes de transexuales que se registraron en todo el país.

La desesperante situación fue calificada como “un genocidio por goteo” por Pedro Paradiso Sottile, secretario y coordinador del Área Jurídica de la Comunidad Homosexual Argentina (CHA), quien en diálogo conDIARIO POPULAR expresó: “Llevamos 35 años haciendo el seguimiento de los crímenes de odio, y hoy lamentablemente tenemos que declarar el estado de alerta y movilización en el país porque el crecimiento de estos episodios es una realidad lamentable, triste, una restauración conservadora y reaccionaria”.

ADEMÁS:

Pergamino: piden condenas de ocho años por violación grupal

El concepto “crímenes de odio” es el que mejor define los hechos de homicidios cometidos contra personas por su condición sexual. Lesbianas, gays, transexuales, bisexuales y otras realidades que integran la diversidad sexual en la sociedad.

“Desde la CHA estamos haciendo un seguimiento intenso no sólo de lo que viene ocurriendo en Camino de Cintura, con cuatro homicidios, sino a nivel nacional. Lo que tenemos hasta el momento, en lo que va de 2019, son 20 crímenes de odio. Hace décadas, cuando se comenzó a visibilizar esta situación, poníamos en superficie muertes violentas de integrantes del colectivo en la Panamericana u otras zonas. Ahora está pasando lo mismo. Y con un silencio del Estado que es cómplice. Hablamos de todas las instituciones, legislativas, judiciales y ejecutivas. Basta con decir que a partir de los hechos en Camino de Cintura solicitamos reuniones en la gobernación bonarense, pero nadie nos atiende. Es la primera vez que nos ocurre que no quieran recibirnos para charlar sobre determinado problema”, dijo Sottile.

La Ruta 4, conocida como Camino de Cintura, une varios partidos de la provincia de Buenos Aires.

Pero especialmente en el tramo de La Matanza, Esteban Echeverría y Lomas de Zamora cada jornada más de 200 personas transexuales concurren como trabajadoras sexuales o para prostituirse (de acuerdo a la mirada que tenga cada una y su posición sobre el abolicionismo). No sólo concurren personas a consumir sexo, sino también a comprar dosis de diversas drogas, que son vendidas por muchas de las mismas trans. Es un “negocio” millonario manejado por peligrosas mafias.

ADEMÁS:

Asesinó a puñaladas a su novia frente a los hijos de ella

Los nombres de Pamela Arancini (40), Maxim Brizuela (22), Marilin Sosa (32) y Laly Heredia (36), no paran de resonar. “Todas fueron asesinadas en Camino de Cintura, y no se puede seguir sosteniendo la impunidad”, dijo Paradiso Sottile.

Se sabe que al menos dos eran testigos claves en una causa por una red de trata con fines de explotación sexual regenteada por jefes policiales del sur del conurbano bonaerense, e investigada por Cecilia Incardona, a cargo de la Fiscalía Federal 2 de Lomas de Zamora.

Paradiso Sottile precisó que “sin dudas, se viene incrementando la cantidad de crímenes de odio, pero también nos llegan incidentes gravísimos, agresiones que no llegan al homicidio, pero son espeluznantes, desde hechos de violencia verbal hasta física, a nivel nacional, y la verdad son incontables”.

“Los travesticidios están ocurriendo de forma alarmante, la tasa, la cantidad es altisima. No lo podemos creer. Es como si todo lo que se hizo desde la sociedad civil por la igualdad de derechos, por el respeto a la diversidad, no hubiera servido de nada. Estamos asistiendo a una época donde se restaura el odio, se naturaliza la exclusión a lo que llaman diferentes”, dijo el experto, quien es Director Ejecutivo de la Asociación Internacional de Lesbianas, Gays, Bisexuales, Trans e Intersex para América Latina y el Caribe (ILGALAC).

Asimismo, Paradiso Sottile sostuvo que “estamos en estado de alerta y movilización, evaluando diferentes medidas a nivel nacional e internacional, para denunciar esta situación de absoluta violencia contra nuestra comunidad”.

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: En trámite - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados