Al presidente Alberto Fernández le entusiasmaba la idea de cumplir con Macron, pero en Casa Rosada se decidió que no era buena idea viajar a Francia.

Aunque el viaje prometía ser pura ganancia y al presidente le entusiasmaba la idea de cumplir con Emmanuel Macron y participar del forum Igualdad que se realizará en París entre miércoles y viernes próximo, finalmente en la Casa Rosada se decidió que no era buena idea que Alberto Fernández viajara el lunes por la noche a Francia.

Es que el viaje podía resultar casi una provocación en medio de las restricciones que se impusieron en los últimos días para que los argentinos que están en el exterior puedan regresar, debido a que sólo 600 pasajeros pueden entrar al país por día. Y el presidente no quiso correr riesgos.

En la Casa de Gobierno hacía rato que estaban entusiasmados con el posible viaje del presidente a París, en especial porque Macron lo invitó motivado por la aprobación de la Ley de Aborto Legal y Gratuito en la Argentina. Además, el presidente de Francia ha manifestado abiertamente su apoyo a la Argentina en las negocaciones con el Club de París y con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Sin embargo, poco a poco los presidentes de otros países se fueron bajando del encuentro y el foro comenzó a tener más convocatoria vía Zoom que presencial. Muchos lo hicieron por el temor que existe a la variante Delta del Covid, mientras que a las autoridades francesas también les preocupaban las delegaciones que llegarían de zonas rojas del mundo.

En particular, respecto de la delegación argentina —que iba a ser muy acotada—, les generaba cierta intranquilidad el hecho de que estuvieran todos vacunados con la Sputnik V, una vacuna que aún no ha sido aprobada en Europa ni integra el listado del pasaporte sanitario.

ADEMÁS:

Alberto Fernández canceló su viaje a Francia por la situación sanitaria

A esta situación mundial se sumó la decisión que tomó el Gobierno —a través de la ANAC y de Migraciones— de limitar a sólo 600 personas por día la cantidad de argentinos que pueden ingresar desde el exterior, lo que generó malestar en muchos sectores.

“No era el momento para ir”, admitieron en Gobierno. Y tras varias horas de debate interno dentro de la mesa chica que acompaña este tipo de decisiones en el entorno del presidente.

Finalmente, tras largos debates internos, Fernández le comunicó la decisión a Macron a través de una carta en la que le expresó que le hubiera encantado viajar para participar con él de la apertura del foro, pero que le resultaba “imposible” hacerlo.

“La situación sanitaria me obliga a acompañar el esfuerzo de mi pueblo en el marco del respeto conjunto de las normas preventivas establecidas”, explicó el presidente. Y agregó: “Agradezco su amistad y el apoyo incondicional que ha brindado a mi país desde que asumí como Presidente”.

En los despachos de la Casa Rosada, lamentaban mucho que Alberto no hubiera podido viajar a París el lunes por la noche. “La verdad es que Macron nos ayudó mucho en la negociación con el Club de París y el FMI pero no es el momento de viajar”, dijeron.

El lamento obedecía a que en la Casa Rosada consideran que hubiera sido bueno devolverle el favor a Macron, quien ayudó a destrabar la postergación de los pagos con el Club de París. Sin embargo, el costo político interno sería mayor a los beneficios que se podrían obtener por tener un gesto de agradecimiento con el presidente francés.

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: En trámite - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

 

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados