El debate se centra entre dos legisladores justicialistas que pugnan por ocupar una banca en el Senado provincial. Se trata de Rubén Bassi y Patricia Rindel, quienes integraban la lista peronista que compitió en las elecciones de 2015 y ahora buscan ocupar el lugar que dejará vacante la senadora Nancy Sand,recientemente electa diputada nacional

Una fuerte controversia se instaló en la Legislatura correntina alrededor del cupo femenino, tras la renuncia de una senadora justicialista que asumirá en diciembre como diputada nacional por el Frente de Todos.

El debate se centra entre dos legisladores justicialistas que pugnan por ocupar una banca en el Senado provincial. Se trata de Rubén Bassi y Patricia Rindel, quienes integraban la lista peronista que compitió en las elecciones de 2015 y ahora buscan ocupar el lugar que dejará vacante la senadora Nancy Sand, recientemente electa diputada nacional.

Bassi sostiene que el cargo le corresponde por ser quien integra lista de 2015 después de la renunciante Sand. Rindel, a su vez, dirigente y apoderada del PJ correntino, planteó el debate al considerar que debe garantizar el respeto al cupo femenino.

En ese sentido, destacó la jurisprudencia sentada en un fallo judicial de 2014 en la provincia de Santa Fe, donde en la Legislatura de esa provincia ordenó respetar el cupo femenino.

“Quiero que sepan que de mi parte no voy a hacer nada que vaya en contra de los derechos de ninguna compañera, estoy en tercer lugar de la lista, si hay corrimiento y me convocan para asumir iré”, adelantó Bassi en su cuenta de Facebook donde sin embargo aclaró que “no voy a ser parte de ninguna cuestión que nos siga dividiendo”.

En tanto, la delegación correntina del Instituto Nacional contra la Discriminación, Xenofobia y el Racismo (INADI), terció en la disputa al afirmar que la banca que deja Sand para asumir como diputada nacional pertenece a Rindel.

ADEMÁS:

Magario y Salvador se reunieron para iniciar la transición

Néstor Grindetti mueve piezas y prende la luz

El organismo recordó que la Ley 4673 de Cupo Femenino señala que "cuando una mujer incluida como candidata en una lista oficializada falleciera, renunciara, se incapacitara o cesara en el cargo por cualquier circunstancia antes de la realización de los comicios, será reemplazada por la candidata mujer que le siga en la lista respectiva".

Ya la Justicia santafesina había sostenido que además de la conformación de listas de candidatos para los comicios, debe respetarse el lugar de la mujer ante casos de corrimiento de las grillas por las renuncias que dejan espacios vacantes.

“Por primera vez en Argentina, desde la reforma constitucional de 1994, se ha consagrado que el cupo femenino es un principio constitucional, una garantía institucional, que debe prevalecer frente a cualquier otra norma meramente operativa como son las normas electorales”, consideró el constitucionalista santafesino Domingo Rondina.

El especialista se refirió así a la importancia del fallo de la jueza Viviana Marín, quien había convalidado en 2014 lo actuado por la Cámara de Diputados de Santa Fe al asignar a Mariana Robustelli la banca que pertenecía a la fallecida Silvia de Césaris, en desmedro del candidato Julio López.

El afectado López apeló esta decisión de primera instancia ante la Cámara de Apelaciones de Santa Fe, que decidió sostener el fallo anterior resolviendo a favor de la mujer que, finalmente, pudo asumir su banca de diputada provincial.

El fallo santafesino destacó que “el cupo femenino debe asegurarse en casos como el presente: cuando el ingreso de un suplente varón provocaría que se vulnere el piso mínimo de un tercio de mujeres en las bancas”.

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: 58849696 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados