Cristina Fernández volvió a mostrarse al lado de Alberto Fernández. Fue este martes en la Isla Maciel, al inaugurar la casa 20 mil construida por el gobierno.

Y un día Cristina Fernández de Kirchner volvió a mostrarse al lado de Alberto Fernández. Fue el martes por la tarde en la Isla Maciel, en Avellaneda. La excusa fue inaugurar la casa número 20.000 construida por este gobierno. Pero tal vez Alberto hubiera preferido que continuara la gélida distancia que se instaló entre ellos en los últimos meses. Porque Cristina volvió a mostrarse a su lado para darle cátedra de cómo ser presidente y pedirle que se mantenga en calma frente a las dimensiones que tomó el escándalo desatado por la foto del cumpleaños de Fabiola Yáñez el año pasado en la quinta de Olivos.

“Alberto no te enojes ni te pongas nervioso, porque cuando uno es presidente, los errores se exacerban para irritar, para provocar mientras se oculta debajo de la alfombra la entrega de un país, que es lo que hicieron ellos”, le recomendó una Cristina muy sonriente y relajada al presidente. Y agregó: “Los errores, las fallas, pueden ocurrir, y esto no significa ni disculpar, ni miniminizar, ni querer banalizar nada, todos saben de qué estoy hablando”.

Pero la vicepresidenta -hábil oradora- no desperdició la oportunidad y llevó su discurso al territorio de sus opositores, algo que todos los oradores del acto practicaron, el tiro al macrismo. “Todos saben que si una hermana mía hubiera blanqueado 35 millones de dólares, yo no estaría acá”, aseguró Cristina en clara referencia a la familia de Mauricio Macri. Y añadió: “Por eso me gustó mucho el tuit de La Cámpora -anda bien La Cámpora en Twitter-, porque mientras todos hablan de una cena, ellos mostraron la de la cena del endeudamiento. Una cena de 45.000 millones de dólares. Debe haber sido una de las cenas mas caras de la historia”. Se refería a la cena que Macri mantuvo con Cristine Lagarde, entonces directora del FMI.

En seguida, volvió a tratar de calmar al presidente. “Por eso te digo, Alberto, tranquilo. Poné orden en lo que tengas que poner orden, no te pongas nervioso, no te enojes y metele para adelante", dijo en un tono que parecía ubicarse entre la sugerencia y la orden para su compañero en el Ejecutivo, que la escuchaba atentamente.

En el escenario también estaban Sergio Massa, Axel Kicillof, Máximo Kirchner, Verónica Magario, Jorge Ferraresi, Victoria Tolosa Paz y Daniel Gollán. La cúpula del gobierno junto a los candidatos de la provincia de Buenos Aires. Todos juntos para dar una imagen de unidad y fortaleza frente a la adversidad desatada por una foto del 2020.

ADEMÁS:

Cristina apoyó al presidente: "No te pongas nervioso y metele para adelante"

Cristina Fernández a Marcela Tinayre: "está sometida al bombardeo mediático"

“Nosotros no necesitamos ni operadores ni operaciones de prensa. Nosotros somos militantes. Y es desde la política que se salva la política”, subrayó Cristina. E interrumpió su discurso para agradecer a una señora que le había regalado una escarapela. “Quiero agradecerle a Elizabeth, una señora muy linda que me regaló una escarapela que era de su marido, que murió de Covid hace cinco meses. ¡Gracias, Elizabeht! ¡Qué lindo que te den una escarapela! Me gustan más las escarapelas”, dijo aludiendo -sin mencionarlas- a las piedras que muchos familiares de víctimas del Covid-19 dejaron en la puerta de la Casa Rosada.

Cuando la vicepresidenta terminó su discurso, llegó el turno del presidente. Mientras él hablaba, ella lo miraba seria, concentrada, salvo por algunos momentos en los que intercambió comentarios con Axel Kicillof. De hecho, fue justo cuando Alberto le agradecía sus palabras a Cristina cuando ella estaba distraída hablando con el gobernador bonaerense.

“Me andan apurando para que cierre rápido con el Fondo Monetario. Dicen que sino cerramos un acuerdo con el Fondo, la economía no tiene futuro. Y yo, que tuve la enorme suerte de ser el jefe de Gabinete de Néstor Kirchner, aprendí de él a plantarme ante los poderosos, a no arrodillarme ante los poderosos”, dijo Alberto Fernández.

Y sobre el final de su discurso, el presidente logró arrancarle una sonrisa a la vicepresidenta. Fue el único momento en que sonrió emocionada. “A mí no me importa si me dicen si soy peronista o kirchnerista, porque es lo mismo. Porque no conocí a nadie más peronista que Néstor. Porque quien conoce a Cristina sabe que el gen peronista lo tiene muy arraigado en su alma”, dijo Alberto Fernández, el presidente. El que fue jefe de Gabinete de Néstor.

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: En trámite - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

 

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados