El presidente de la Corte Suprema le advirtió a la diputada que le iniciará una "acción de responsabilidad civil por daños" a raíz de los dichos divulgados sobre su persona.

El presidente de la Corte Suprema de Justicia, Ricardo Lorenzetti, le envió ayer una nueva carta documento a la líder de la Coalición Cívica-ARI, Elisa Carrió, en la que criticó su decisión de “persistir en declaraciones difamatorias” y confirmó que la demandará.

El magistrado actuó de este modo luego de que en los últimos días la diputada nacional redoblara las críticas y ratificara públicamente las denuncias en su contra, sumando un nuevo capítulo al enfrentamiento.

Niego todas las acusaciones que usted efectúa falsamente”, sostuvo el presidente del máximo tribunal y acusó a Carrió de “presionar al Poder Judicial”.

En la carta, tras una primera advertencia a inicios de abril, afirmó: “No habiendo cesado su conducta, no me queda otro camino que proceder a iniciar acción de responsabilidad civil por daños”.

“Desde enero de 2015 he sido víctima de difamaciones reiteradas por parte de su persona, sin causa alguna”, se quejó Lorenzetti, luego de que Carrió presentara en la Cámara de Diputados un pedido de juicio político en su contra.

El juez de la Corte también acusó a la diputada de violar la independencia del Poder Judicial.

Es grave la afectación de la independencia del Poder Judicial, usted ha dicho que quiere modificar las autoridades de la Corte Suprema de Justicia, cuando sabe perfectamente que el tribunal no acepta ni aceptará presiones de este tipo”, subrayó Lorenzetti.

Luego de que Carrió lo responsabilizara por la reactivación de una causa en su contra por supuesto enriquecimiento ilícito, el magistrado aseguró que no tiene “ninguna relación con la denuncia penal que ha mencionado” y agregó: “No conozco los hechos, ni pongo en duda su honradez”.

carta documento lorenzetti_result.jpg

Tras la segunda carta documento de Lorenzetti a la legisladora, dirigentes de la Coalición Cívica salieron en su defensa y resaltaron que el país necesita “jueces probos, independientes y sin patrimonio oculto”.

“Nuestro país no requiere de intercambios epistolares, lo que necesita son jueces probos, independientes y sin patrimonio oculto”, señalaron los referentes del espacio Fernando Sánchez, Maximiliano Ferraro y Maricel Etchecoin.

Según indicaron, “esto no se trata de una guerra, se trata de transparencia y de trabajar de cara a la ciudadanía, algo que no estaría sucediendo en el caso de Lorenzetti”.

Los referentes de la CC-ARI remarcaron además que el juez de la Corte “considera una declaración de guerra que se le requiera que rinda cuentas de su patrimonio ante la sociedad”.

“Tendría que ser una iniciativa de Lorenzetti y no un pedido nuestro la publicación inmediata de sus declaraciones juradas”, agregaron en un comunicado.

El pedido de juicio político que impulsa Carrió es por “ausencia de transparencia en su patrimonio’; el manejo de las escuchas; su vínculo con una mutual presuntamente utilizada como financiera para cambiar cheques del programa Fútbol para Todos; la “oscura e irregular matriz administrativa del Poder Judicial’; la “cooptación de las estructuras del Consejo de la Magistratura para la concentración del poder y el manejo de los fondos de la Justicia’; y “la destrucción del sistema de control interno’; entre otros.

Este lunes, el presidente Mauricio Macri había manifestado un contundente respaldo a su socia política “frente a las denuncias judiciales que se le han hecho” por supuesto enriquecimiento ilícito, aunque no se refirió a su pedido de juicio político contra Lorenzetti.

El pronunciamiento de Macri representó un importante gesto hacia su socia política, luego de que la diputada señalara que estaba dispuesta a ser candidata en la Ciudad de Buenos Aires en las próximas legislativas -tal como desean los armadores electorales del PRO para enfrentar a Martín Lousteau- aunque deslizara que a cambio el Gobierno tendría que apoyarla en su cruzada contra Lorenzetti.

LEA MÁS:

Garavano: “El gobierno debe ser muy prudente”

El ministro de Justicia y Derechos Humanos, Germán Garavano, aseguró ayer que el gobierno tiene que ser “muy prudente y ver que las instituciones funcionen” en el marco del pedido de juicio político que realizó la líder de la Coalición Cívica-ARI, Elisa Carrió, contra el presidente de la Corte Suprema de Justicia, Ricardo Lorenzetti.

“No puedo entrar a juzgar en detalle las cuestiones que ha señalado la diputada, que ha presentado un pedido de juicio político y ella señala tener elementos. Eso es lo que tendrá que analizar en su momento la Comisión de Juicio Político del Congreso”, sostuvo el funcionario judicial.

En declaraciones a radio La Red, Garavano señaló que tiene “una buena relación institucional” con el presidente del máximo tribunal del país.

“Lo conocía previamente, poco, y en este año y medio hemos tenido un diálogo institucional, como con el resto de los ministros de la Corte”, subrayó el ministro.

La Coalición Cívica la defendió y pidió “jueces probos”

Dirigentes de la Coalición Cívica ARI indicaron que el país necesita “jueces probos, independientes y sin patrimonio oculto” en respuesta al presidente de la Corte Suprema Ricardo Lorenzetti quien anunció acciones legales contra la diputada Elisa Carrió.

“Nuestro país no requiere de intercambios epistolares, lo que necesita son jueces probos, independientes y sin patrimonio oculto”, señalaron los dirigentes Fernando Sánchez, Maximiliano Ferraro y Maricel Etchecoin ante la carta documento enviada por Lorenzetti a la líder de la Coalición Cívica.

“Esto no se trata de una guerra, se trata de transparencia y de trabajar de cara a la ciudadanía, algo que no estaría sucediendo en el caso de Lorenzetti”, añadieron. El presidente de la Corte Suprema de Justicia envió una nueva carta documento a Carrió, en la que criticó su decisión de “persistir en declaraciones difamatorias” en su contra en el marco de un enfrentamiento que se encuentra en su punto más álgido. Lorenzetti negó todas las acusaciones que Carrió “efectúa falsamente”, acusó a la diputada nacional de “presionar al Poder Judicial”, y que al no haber cesado su conducta se ve en la obligación de “proceder a iniciar acción de responsabilidad civil por daños”.

En respuesta los dirigentes se preguntaron si Lorenzetti “considera una declaración de guerra que se le requiera que rinda cuentas de su patrimonio ante la sociedad” y aseguraron que eso es parte de una obligación para todos los argentinos”.

Tendría que ser una iniciativa de Lorenzetti y no un pedido nuestro la publicación inmediata de sus declaraciones juradas”, agregaron. En el último párrafo, Etchecoin, Sánchez y Ferraro elogiaron a su jefa política y cuestionaron al presidente de la Corte.

La historia de Elisa Carrió demuestra que siempre ha defendido y puesto el cuerpo para defender la independencia de la Justicia, incluso en los momentos más aciagos de la República, lo que no implica aceptar la impunidad de jueces que funcionan dando la espalda a la sociedad”, plantearon.