El brote detectado en la Villa 31 sirvió como para contener los deseos de apertura de la cuarentena. Con pies de plomo, seguirán con una lenta flexibilización, fundamentalmente en los centros más populosos

"Lo que pasó en la Villa 31 es un alerta", explicaba anoche una calificada fuente bonaerense sobre los alcances de los anuncios que podría realizar el presidente Alberto Fernández junto al gobernador Axel Kicillof y el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, al presentar la cuarta fase de la cuarentena: abrirá el juego a más actividades comerciales y de producción, siempre bajo un estricto control sanitario, pero las restricciones a la circulación seguirán fuertes en el área metropolitana (AMBA) aunque en Capital podrían autorizarse las salidas recreativas los fines de semanas "por grupos".

En el Barrio 31 de Retiro los contagios se triplicaron en una semana, lo que puso en alerta máxima a las autoridades de Nación, Ciudad y Provincia, con el fin de monitorear la evolución del virus en los barrios populares. La mayor apertura de actividades para mover la deteriorada rueda de la economía, una demanda no sólo de los empresarios sino de vastos sectores de la población que ven afectados sus ingresos, choca con la previsión sanitaria.

En principio, está previsto que el anuncio se realice hoy al atardecer, pero al cierre de esta edición una fuente de Casa Rosada no descartaba que se produzca el sábado por la tarde. Así, desde el lunes próximo la cuarentena se extendería dos semanas más, es decir, hasta el domingo 24 de mayo.

Con todo, ayer el presidente Fernández, junto al jefe de Gabinete Santiago Cafiero, recibieron a Larreta, por la mañana, y a Kicillof, a la hora del té. "La nueva fase tendrá más libertades para todos menos para Ciudad y Conurbano", explicó una calificada fuente oficial. Es que la mayoría de las provincias retomará las actividades fabriles: Córdoba anunció, por caso, el retorno de la producción de autos.

En el AMBA igualmente va a haber cambios: de eso hablaron Larreta y Kicillof con el presidente. El objetivo es movilizar la economía, pero seguir con los reparos a la aglomeración de personas. "Provincia quiere abrir PyMEs y Ciudad algunos comercios, pero no mucho más que eso", amplió la fuente consultada.

ADEMÁS:

Alto nivel de aprobación para la gestión de Alberto Fernádez

El drama de los miles de varados en el exterior

Es que en Ciudad es probable que se permita la apertura formal -en los hechos muchos locales ya lo hicieron hace unos días- para la atención "en la calle", menos los que vendan indumentaria y, como se dijo, permitir el "take away" en los bares y restaurantes (otra práctica que ya funcionaba "de hecho"). Se ultiman detalles para disponer de un "manual de procedimientos" en cada actividad.

Siguen las dudas sobre la autorización parcial a la obra privada -con transporte privado y protocolo sanitario estricto, de aprobarse- y sí, a diferencia de las tercera fase, se autorizarían las salidas recreativas en la Ciudad. "Estamos intentando acordar esa medida para fines de semana con restricciones por grupos", contó anoche a este diario un funcionario porteño.

Antes de concurrir a la Residencia de Olivos, el gobernador Kicillof encabezó la reunión con el comité de expertos de la Provincia para analizar el desarrollo de la situación epidemiológica y determinar los pasos a seguir en la nueva etapa del aislamiento social preventivo y obligatorio.

Los expertos coincidieron en que existen diferencias entre los distritos del interior de la Provincia, que no han registrado casos o que han entrado en etapa de supresión, y los que pertenecen al AMBA. En ese sentido, resaltaron la necesidad de avanzar en recomendaciones diferenciadas en cuanto a los distintos niveles de autorizaciones graduales para el funcionamiento. Aun en aquellos municipios que no cuentan con casos positivos, siempre deben mantenerse estrictos controles.

Por otra parte, se propuso comenzar a realizar trabajos focalizados en comunidades cerradas y de mayor vulnerabilidad social, que permitan mitigar los contagios y personalizar los controles en caso de circulación del virus. Es decir, se replicarán los test casa por casa como se hizo en la porteña Villa 31. Ayer en Quilmes se informó que el relevamiento de 2 casos sospechosos en el barrio La Paz solo detectó un caso positivo.

Un estrecho colaborador del ministro dijo anoche que en el levantamiento de restricciones tendrá "prioridad la producción, con protocolos y controles muy estrictos", como en plantas textiles o metalmecánicas. El transporte público continuará "con protocolos muy exigentes". En cuanto a la apertura de comercios, la fuente consultada remarcó que "se va analizar municipio por municipio". Es decir, en el Conurbano continuarán fuertes las restricciones. "Es que no nos podemos permitir que se nos genere un foco de contagio masivo", se sinceró ante este medio.

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: RL-2018-58849696 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados