Luego de la actual competencia se eliminará el Federal B y C, que será reemplazado con el "Torneo Regional Federal Amateur". El siguiente paso es más sensible ya que el Federal A pretende fusionarse con la Segunda División de AFA y convertirse en la antesala de la Superliga.

La reforma integral del fútbol argentino comenzó de manera silenciosa y lejos de la Bombonera o el Monumental. Pero no por la distancia se trata de otra cosa que una serie de cambios que en poco más de dos años modificará la competencia local. La transformación comenzó por el Ascenso del interior, con la derogación de dos torneos amateurs: el Federal B y C. Si bien estos -aunque multitudinarios- tienen una incidencia deportiva similar a la de la Primera D metropolitana; los movimientos establecidos tendrán incidencia en las categorías superiores y ello puso en alerta a diferentes sectores.

La primera de las alarmas sonó en la B Nacional: de esta manera se reflotó el intento de hace un año de fusionar esa división con el Federal A en un torneo de 40 equipos dividido entre interior y Buenos Aires o, como algunos consideran “Federales y Unitarios”. Es que cambiaría el sistema: los equipos directamente afiliados jugarían en un radio promedio de no más 100 kilómetros y el resto por todo el país. El sistema de juego, por supuesto, no está aún determinado y existe resistencia en los equipos que no son de Buenos Aires.

La segunda señal sonó en Puerto Madero: en la Superliga advierten que el modo en que se estructure el Ascenso en general tendrá incidencia directa en la propia. Si el Federal se constituye como segunda división existe la posibilidad de que los ascensos a la elite sean para instituciones que no pueden asociar con el marketing: No es lo mismo si Boca tiene un partido ante Almagro o Ferro -equipos cercanos y con historia en Primera-, que con Unión de Sunchales, o Estudiantes de Río Cuarto, quienes lideran hoy sus zonas.

LEA MÁS:

Es que el siguiente paso tras la creación del torneo Federal Amateur, es la restructuración de la máxima categoría que administra la AFA, hoy conocida como B Nacional y tiene por aspiración que dos equipos trasciendan a la Superliga. De entrada, como se trata del máximo torneo organizado en Viamonte, se rebautizaría como Primera A. Sucede de un modo similar en Inglaterra, con la Premier League y la First Division.

El proyecto establece dos Pimeras regionalizadas: la Metropolitana y la Interior. Cada una con 20 equipos, lo que supone un reordenamiento, ya que de los 25 equipos que hoy componen la Segunda División, 13 provienen del Federal A, con instituciones que dependen de sus ligas regionales y 12 de los torneos que se juegan en la estructura metropolitana con clubes directamente afiliados a la asociación.

Hoy la B Nacional recibe los cuatro descendidos de Superliga y a los que llegan de la Primera B o Federal A, por ello los descensos en la Segunda División son de seis equipos. Por donde se lo vea, la organización es imposible. Si la segunda división multitudinaria y regionalizada se estableciera hoy, la Primera Federal debería contar con siete nuevos equipos que provendrán de los descensos de Superliga o ascensos del próximo a extinguirse Federal B para completar sus 20 participantes. La Primera Metropolitana lo mismo, pero además de los descendidos tomarán los mejores promedios de la Primera B.

Ahí comienza a reorganizarse de hecho el resto del ascenso metropolitano: para nutrir la categoría superior, el resto se achica y tiene que tomar los mejores promedios o posiciones finales de la instancia inferior, de manera que si la BN se nutre de la B, esta se termina fusionando con los mejores de la C, que pasará a ser la última de las categorías metropolitanas porque la Primera D terminará acoplada allí. Quedará Primera A Federal y Metropolitana, B y C y Federal Amateur.

La B Nacional, comenzará a tallar sus diferencias y la Superliga a hacer su lobby para que los deseos del sector disidente se conjuguen con el modelo de negocios que supone una Superliga asesorada por el mandamás de la Liga de España, Javier Tebas, que conoce poco del fútbol argentino, pese a sus reiteradas visitas de incógnito para monitorear la marcha del fútbol local.

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: 5346756 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto - Director Comercial: Martín Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados