Semana intensa y emociones recargadas: debate dominical, superclásico el martes, raid mediático hasta el viernes a la mañana y siempre presente el stress cambiario que nos recuerda un abismo a la vuelta de la esquina. Con tanta adrenalina la durabilidad de los efectos del segundo encuentro de los seis candidatos no está garantizada.

Luego del Paraninfo, donde Alberto Fernández tomó la iniciativa y el Presidente buscó aguantar el resultado, la Facultad de Derecho parece el ámbito adecuado para que Mauricio Macri no solo enfatice su defensa sino también apronte sus condiciones de fiscal. Quizás allí, abrumado por el tiempo y las encuestas de opinión, utilice su turno para "levantar el dedito" y protagonizar ahora su versión del "Yo acuso". Como remate obligado a su gira del #SISePuede se presentará la última oportunidad para intentar sacarle rédito al bajo perfil de CFK y provocar cara a cara al candidato del Frente de todos los temas más incómodos vinculados a la calidad institucional del pasado.

Casi se puede descontar que el fantasma de José López será evocado una vez más para que, con monjas y metralletas incluidas, preste un servicio postrero al gobierno nacional. Claro que la facultad en la cual es docente el vencedor de las PASO nos recuerda sus cualidades de hábil declarante y polemista. Es más factible imaginarlo redoblando la apuesta con alusiones a correos, peajes y comisiones de deuda que dejándose arrinconar. Posiblemente esta segunda entrega del debate arroje más chispas que el primero, aunque sin riesgos de generar grandes incendios.

Quizás un poco más de humo que colabore a ocultar un poco más las siluetas de otros participantes que asisten a estos encuentros trabajando a reglamento. Las nobles almas onegeistas que impulsaron la obligatoriedad de estos "espacios de institucionalización y profundización democrática" (perdón pero ellos aman la solemnidad y hablar con esmerado decoro) tienen otros propósitos y fines que los que motivan a los candidatos y estimulan al público en general y quedarán satisfechas con el balance asumiendo la propiedad de los aciertos y volcando los pasivos en la modestia y las limitaciones de "nuestra clase política".

Por lo demás la mayoría de los votantes tiene tomada su decisión, más allá de la performance de cada presidenciable. Quienes puedan cambiar su posición no serían determinantes. No al menos en esta oportunidad. Los últimos esfuerzos en las redes se volcarán en memes más o menos ingeniosas, recortes y ediciones interesadas de videos con supuestos aciertos propios y errores ajenos y rentados esfuerzos para generar tendencias.

Casi de manera inmediata las opiniones técnicas de los expertos de campaña cederán el interés a las informaciones de los directores técnicos de la otra revancha que también espera resolución. Alfaro y Gallardo y los planteles de los equipos más poderosos de la Argentina crearán un bienvenido paréntesis en una campaña que a esta altura reclama su finalización.

El 28 solo quedará un solo atril iluminado para intentar alumbrar los oscuros problemas que nos esperan. Los votos que legitimen al Presidente electo serán el capital político con el que contará el próximo gobierno para encarar el otro debate, el que importa, el que define de verdad e involucra la discusión con los que acumulan el capital económico y avisaron en el Coloquio de IDEA sus "perspectivas" para encarar las salidas de la crisis y sus nociones de "consenso" frente al acuerdo social. Ese promete ser más picante y concreto.

(*) Gustavo Marangoni es consultor político

ADEMÁS:

Para Axel Kicillof, el gobierno atacó a las universidades públicas

Alberto Fernández: "Me preocupa que Macri haga un disparate como el del 12 de agosto"

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: 58849696 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados