lunes 5.12.2016 - Actualizado hace
Fútbol
29 | 02 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Guillermo, el candidato a suceder a Arruabarrena en Boca

0
Comentarios


El ídolo es el preferido de la Comisión Directiva para sentarse en el banco de suplentes. Ofensivo, de buen paso por Lanús, sería el primer llamado por la dirigencia. Perfil del técnico que quiere Mauricio Macri.

Guillermo, el candidato a suceder a Arruabarrena en Boca
Foto:

Cuando Guillermo Barros Schelotto volvió de Italia, después de un paso en falso en el Palermo, la idea que predominó era una: volvía para dirigir a Boca, que tenía a Rodolfo Arruabarrena al límite. En el aeropuerto de Ezeiza, consultado por un cronista sobre esa versión, el Mellizo no contestó: lo miró, sonrió y siguió con el paso apurado, como si alguien lo estuviese esperando.

Lo que antes eran suspicacias, hoy es realidad: Arruabarrena dejó de ser el técnico de Boca y Guillermo es el gran candidato a sucederlo.

¿Ya votaste en nuestra encuesta en Twitter?

      Embed

Salvo Daniel Angelici, Guille fue el nombre en el que confluyeron todos los postulantes a presidente. Tanto para José Beraldi como para Jorge Amor Ameal, el entrenador de Boca debía ser el ex wing surgido de las divisiones inferiores de Gimnasia y Esgrima de La Plata. Sin embargo, el ídolo es el preferido de alguien que tiene, todavía, más poder que el Tano en Boca: Mauricio Macri, en reiteradas oportunidades, expresó su deseo de que algún día sea el director técnico.
      Mauricio Macri y Guillermo Barros Schelotto

El Mellizo conoce el club. Y tres jugadores del actual plantel lo conocen a él: jugó con Carlos Tevez, con quien compartió dupla de ataque, Fernando Gago y Daniel Díaz, en distintos momentos de los diez años que estuvo en Boca. Allí, con la "7" en la espalda, ganó 16 títulos: 10 internacionales —entre ellas, dos Copa Libertadores— y 6 torneos locales.

La única experiencia de Guillermo en el fútbol argentino fue en Lanús. Tuvo su iniciación a mediados del 2012. Y quedó en la historia con la Copa Sudamericana que consiguió en 2013, con Diego González —uno que sonó para llegar a Boca en este mercado de pases— como principal figura. Perdió, sin embargo, la Recopa ante Atlético Mineiro y la Suruga Bank frente a Kashiwa Reysol. Dejó su cargo a finales del 2015.

      Carlos Tevez y Guillermo

En esos dos años y medio, el Mellizo mostró un fútbol ofensivo, explosivo, sin tanta tenencia, sino más bien con la verticalidad como premisa. La táctica fue innegociable, como los planteos estratégicos: 4-3-3, en todas las canchas, contra todos los rivales. Salvo pequeñas excepciones, nunca cambió su estilo de juego por adaptarse al contrario. Eso, en un Boca acéfalo de ideas, será bien recibido por los hinchas, que lo ovacionarán si llega a asumir.

Barros Schelotto llegaría con su hermano Gustavo como ayudante de campo y acompañados de Javier Valdecantos, como preparador físico.

      Embed

Comentarios Facebook